Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevo impacto de un bólido en Júpiter

Un astrónomo aficionado descubre una colisión en el planeta gigante y los científicos creen que se trata de un gran meteorito

Un nuevo impacto en Júpiter, seguramente de un superbólido contra las capas altas de la atmósfera del planeta gigante, sorprendió a los astrónomos hace unos días, tanto al aficionados que lo detectó como a los científicos que se han puesto inmediatamente a analizarlo. El especialista español Agustín Sánchez Lavega considera que se trata de un superbólido, un meteorito, que, al parecer, no ha dejado marca, "nube de partículas", en Júpiter. El impacto duró un segundo y se aprecia en los registros como un punto brillante cerca del ecuador del planeta. No es que sea la primera vez que se observa un fenómeno así, de hecho hace casi un año se vio otro, y eso es lo inesperado, porque se pensaba que su frecuencia era muy inferior (uno cada varios centenares de años).

El autor del descubrimiento del nuevo impacto es el astrónomo aficionado Anthony Wesley, en Australia, que apreció la repentina mancha brillante en Júpiter el pasado 3 de junio y avisó inmediatamente a las redes de observación para confirmar y seguir el fenómeno. Otro aficionado, este en Filipinas, el fotógrafo Christopher Go, captó el fenómeno y lo filmó pero no se dio cuenta de su hallazgo hasta que no conoció el aviso de su colega desde Australia y repasó entonces las grabaciones que había hecho esa noche. Curiosamente Wesley fue el descubridor del anterior impacto en Júpiter, registrado el 19 de julio de 2009, cuyas imágenes tomadas por el telescopio Hubble se han presentado precisamente ahora. En aquella ocasión, el cuerpo que colisionó fue un meteorito de unos 500 metros de diámetro, según los análisis realizados.

El más famoso impacto en Júpiter, o serie de impactos, porque fueron 21, se observaron en 1994, cuando los fragmentos del cometa Shoemaker-Levy 9, que iban formando un tren, fueron cayendo en fila, uno tras otro en el plantea gigante y dejando marcas que se observaron con todos los telescopios posibles de todo el mundo.

El pasado 3 de julio, Wesley apreció un resplandor insólito en Júpiter. Media hora más tarde, dejó de verlo, quedó oculto por la rotación de ese planeta. Al día siguiente volvió a ser visible la marca. Pero después no se ha detectado más. En las primeras horas tras el aviso, varios telescopios, incluidos los grandes observatorios del mundo, fueron apuntados hacia Júpiter para intentar ver la cicatriz del impacto, pero desde ninguno de ellos se ha informado, por ahora, acerca de los resultados, según ha comentado la Sociedad Planetaria estadounidense.

Más información

  • Un astrónomo aficionado descubre una colisión en el planeta gigante y los científicos creen que se trata de un gran meteorito