Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Aguirre afirma que la interferencia en el Barça-Inter fue "intencionada", según el informe de Abertis

La Dirección General de Telecomunicaciones, dependiente de Industria, abre una investigación.- Telemadrid y Abertis denuncian ante la policía el posible sabotaje

El vicepresidente y portavoz de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha manifestado hoy que el Gobierno regional pidió anoche explicaciones a Telemadrid por las interferencias que impidieron a miles de madrileños ver el partido de semifinales de la Liga de Campeones que enfrentó al Barcelona con el Inter de Milán y que la cadena autonómica le facilitó un informe de Abertis Telecom, la empresa responsable de la distribución de la señal de Telemadrid. La conclusión del informe, según ha dicho Ignacio González, es que "los problemas de recepción se produjeron por una interferencia externa intencionada", informa Soledad Alcaide.

El documento indica que el martes se produjeron quejas de usuarios por interferencias en sus televisores, según fuentes del Ejecutivo madrileño. Abertis hizo comprobaciones y observó que ese día había comenzado a emitir en pruebas el segundo canal de TDT de Televisión Española, por lo que achacó el problema a dicha emisión. Cuando comenzaron las interferencias durante el partido de anoche, la empresa pensó en un principio que podía tratarse de nuevo de dicho canal. Sin embargo, las averiguaciones posteriores, dado que la incidencia desapareció cuando finalizó el partido, les hizo pensar que alguna televisión, o alguien con un equipo similar al de una televisión, pudo boicotear la emisión del encuentro deportivo con toda la intención. Por ello, Ignacio González ha asegurado que la Comunidad de Madrid se ha puesto en contacto con la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones, competente en la materia, para que se aclare lo ocurrido. El ministro de Industria, Miguel Sebastián, ha anunciado que la Dirección General de Telecomunicaciones ha abierto una investigación para "depurar responsabilidades". Y ha destacado que la incidencia no se debe achacar a la TDT, ya que con la televisión analógica también se producían interferencias.

Un "escándalo"

La presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, ha calificado de "escándalo" las interferencias -"provocadas o no"- y ha afirmado que la Comunidad exigirá "todas las responsabilidades" a Abertis, encargada de distribuir la señal de la televisión madrileña "con nitidez". "Esta es una cuestión muy seria", porque "no se puede aceptar que cualquiera pueda hacer interferencias cuando no quiere que una emisora de televisión emita un determinado programa de interés", ha declarado.

Telemadrid ha denunciado ante la policía y la Dirección General de Telecomunicaciones el "posible sabotaje", ha informado hoy la cadena autonómica en un comunicado. Abertis Telecom ha calificado el incidente de "anomalía excepcional" y ha abierto una investigación para esclarecer lo sucedido y denunciado también los hechos ante la policía.

Una potente señal de origen desconocido llegó minutos después de que comenzara el partido y duró hasta instantes antes de que el árbitro diera el pitido final, por el que el Barcelona quedaba eliminado de la Champions League. Tras el encuentro se emitió sin problemas una nueva entrega del programa Madrileños por el mundo, dedicada a Milán.

En la nota hecha pública hoy, Telemadrid considera "intolerable" el incidente y asegura que "trabaja para averiguar el origen y la causa de dicha señal" de origen desconocido. La cadena lamenta el problema ocasionado a los madrileños y muestra su agradecimiento "a los centenares de espectadores que se pusieron en contacto con Telemadrid para ir localizando los puntos con mayores problemas de recepción que ayudaron a dimensionar la situación". Las interferencias afectaron a diversas zonas de la región, sobre todo a la capital, pero no de forma homogénea. Así, se dio la paradoja de que en un piso la imagen quedaba congelada, mientras que en la casa del vecino se podía seguir el encuentro con total normalidad.

Los técnicos de Abertis estuvieron buscando el origen de la interferencia durante todo el partido, pero no lo hallaron. Una vez que cesó el "sabotaje", como lo han calificado algunos afectados, continuaron trabajando para descubrirlo, según fuentes de la empresa. "Nunca hemos tenido un problema de este tipo. Y mucho menos con esta intensidad y sin un origen más o menos identificado. Hemos estado rastreando la red para ver por dónde podía venir esa señal tan potente", destacaron fuentes de Abertis.

El fallo no se produjo en el repetidor de Plaza de España, como informó Telemadrid anoche en un comunicado, sino en la señal que se emitía desde Torrespaña.