Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Afloran las diferencias en la conferencia sobre el clima de Bonn

La reunión de la ONU busca fijar un calendario de acciones y plazos que permita alcanzar un acuerdo en Cancún a finales de año

En medio de un clima de pesimismo tras el fracaso de la cumbre de Copenhague del pasado mes de diciembre se han reanudado hoy en Bonn (Alemania) las negociaciones de la ONU acerca de un acuerdo para frenar el cambio climático. Delegados de 175 países pretenden fijar un calendario de plazos y acciones para que a final de año pueda sellarse en Cancún (México) un acuerdo vinculante de reducción de emisiones contaminantes que sustituya al Protocolo de Kioto, una vez éste expire en 2013.

Fuera del centro de conferencias de Bonn grupos ecologistas han desparramado multitud de cristales rotos; encima de los vidrios han puesto la palabra Copenhague y al lado un grupo de personas sujetaba una pancarta con el lema: ¡Es tiempo de recoger los trozos!. La acción ha plasmado en una imagen la atmósfera que acompaña al encuentro de las Naciones Unidas en Bonn, que se prolongará hasta el domingo. Hace cuatro meses, en Copenhague, la mayor cumbre sobre el clima de la historia, a la que acudieron 120 líderes mundiales, fue salvada del desastre total en sus últimas horas, en una ronda de diplomacia dirigida por el presidente Barack Obama y otros mandatarios.

El documento redactado en la capital danesa está considerado por muchos "un fracaso" ya que se reduce más bien a un acuerdo de intenciones no vinculante, en el que los países determinaron cuáles eran sus objetivos de reducción de emisiones. Los desencuentros entre naciones ricas y países en vías de desarrollo marcaron la conferencia.

Hoy han vuelto a hacerse evidentes las discrepancias. Distintos delegados de los 175 países han pedido un esfuerzo conjunto para restablecer la confianza entre países ricos y pobres. Pero nadie ha anunciado medidas concretas. "El grupo africano cree que nuestra prioridad tiene que ser la restauración de la confianza para salvar el proceso", ha dicho Nsiala Tosi Bibanda Mpanu Mpanu, de la República de Congo, como representante de los Estados africanos.

Países como Arabia Saudí, Bolivia y Cuba han advertido del riesgo de volver a repetir los mismos errores de Copenhague, logrando un acuerdo entre pocos que de hecho ignora las exigencias de los demás. Asimismo, Claudia Salerno, delegada de Venezuela, ha alertado de la "proliferación de grupos informales" que podrían buscar acuerdos a espaldas de otros.