Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sólo tres países comparten el esquema español de Bolonia

El Gobierno estableció carreras de cuatro años y las universidades han optado mayoritariamente por másteres de uno

El esquema con el que el proceso de Bolonia se ha implantando mayoritariamente en España (carrera -grados- de cuatro años y másteres de uno) sólo lo comparten otros tres de los 46 países inmersos en la reforma europea de las universidades: Bulgaria, Ucrania y Escocia (con un sistema distinto al del resto de Reino Unido). 19 países han elegido grados de tres años y másteres de dos; otros seis (entre otros, Rusia, Lituania o Turquía) tienen sobre todo grados de cuatro años y másteres de dos; y en el resto no hay ninguna posibilidad que predomine sobre las demás, según el informe de la oficina europea de estadística educativa (Eurydice), sobre la implantación de Bolonia en el año en el que los países se habían comprometido a tener lista la reforma.

El profesor de la Universidad de Londres José Ginés Mora defiende enérgicamente el modelo adoptado por España, sobre todo, el que los grados (que sustituyen a las licenciaturas y diplomaturas) tengan cuatro años (lo que comparten otros 12 países europeos). Asegura que la empleabilidad es mayor, porque el mercado les acepta mejor, y porque en tres años en muy difícil incluir prácticas en empresas o estancias en el extranjero. "Muchos países han copiado el modelo inglés de tres años, que precisamente no incluye esas cuestiones". Además, recuerda que el modelo español es el que tiene EEUU.

El experto francés en la reforma de Bolonia Guy Haug está de acuerdo en que está bien que los grados españoles tengan cuatro años. "Además, es la duración de la mayoría de las carreras en los países latinoaméricanos", recuerda, pero está convencido de que es un "error gravísimo" hacer la inmensa mayoría de los másteres de sólo un año, por lo que han optado en la inmensa mayoría de los casos las universidades españolas (también pueden establecerlos de un año y medio o dos). Es un error, según Haug, porque de esa manera no pueden competir en igualdad de condiciones en calidad con los posgrados del resto de países. "Los másteres de un año deben ser la excepción no la regla", asegura.

En cualquier caso, cree que no hay que fijarse demasiado en los esquemas (3+2, 4+1, etcétera), sino que lo importante es que haya "buenos grados y buenos másteres". El experto chileno en educación José Joaquín Brunner está de acuerdo -"Yo creo que uno no puede hablar del modelo óptimo", dice- y asegura que lo más importante de este proceso es modernizar la forma de dar enseñar en la universidad, algo que está encontrando "resistencias" entre en profesorado español, asegura.

Además, la calidad de las reformas tiene mucho que ver con la inversión. El informe de Eurydice muestra como, en un momento de grave crisis económica, 11 países han aumentado los presupuestos universitarios en este curso más de un 5% (Austria, Chipre, Francia, Lituania o Portugal, entre otros), mientras siete lo han disminuido más de un 5% (por ejemplo, Croacia, Islandia o Irlanda). España está en el grupo mayoritario de los 18 países que lo han aumentado, pero por debajo de ese 5%.

El trabajo también señala un dato distintivo de España: es el único de los Estados inmersos en el proceso de Bolonia que ha perdido alumnado universitario desde la firma del acuerdo en 1999. Hay varias razones que lo explican, pero la principal es puramente demográfica: "Nuestra caída demográfica fue mas profunda que la de ningún otro país europeo y se produjo cuando los países del norte y centro de Europa remontaban la fecundidad nosotros persistíamos en la misma", explica el catedrático de Demografía Humana de la Universidad de Cantabria Pedro Reques.