Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco millones de infectados de VIH se quedaron sin tratamiento en 2008

El precio de los antirretrovirales ha bajado entre el 10 y el 40% desde 2006

Cuatro millones de personas de países en países subdesarrollados y en vías de desarrollo estaban recibiendo tratamiento contra el sida a finales de 2008, según el último estudio realizado por Onusida, UNICEF y la Organización Mundial de la Salud. Esto supone un incremento de 36% de personas con tratamiento de antirretrovirales respecto a 2007.

"Este informe arroja un progreso tremendo en la respuesta global al virus del sida", dijo la directora general de la OMS, Margaret Chan. "Pero necesitamos hacer más. Al menos cinco millones de personas con VIH no tienen acceso a los tratamientos y cuidados. Los servicios de prevención no alcanzan a tantos que lo necesitan. Los Gobiernos y asociaciones internacionales deben acelerar los esfuerzos para conseguir el acceso universal al tratamiento", añadió.

Se estima que de los 9,5 millones de personas que necesitaban tratamientos en 2008 -en países subdesarrollados y en vías de desarrollo-, el 42% accedió a él, frente al 33% de 2007. Los mayores progresos se han visto en África Subsahariana, donde se dan dos tercios de las infecciones. El precio de los tratamientos han bajado significativamente en los últimos años (entre un 10 y un 40% entre 2006 y 2008), lo que ha contribuido a una mayor disponibilidad. Los tratamientos de segunda línea (necesarios cuando hay resistencias), no obstante, continúan siendo caros.

El estudio arroja que también se han incrementado los servicios de detección y orientación; se calcula que en los 66 países evaluados estos servicios han aumentado su disponibilidad alrededor de un 35% entre 2007 y 2008. De hecho, en 39 de esos países se ha doblado el número de personas que han accedido a estas prestaciones desde 2006. El 93% de los países evaluados han ofrecido datos que aseguran que la Sanidad pública ofrece servicios de detección.

A pesar de todo, la mayoría de los infectados por el VIH sigue sin saberlo: una baja concienciación del riesgo y el miedo al estigma y la discriminación explican, en parte, el poco crecimiento de los servicios de detección.

En 2008 también mejoró el acceso de las mujeres y niños al tratamiento. Alrededor del 45% de las embarazadas portadoras recibieron antirretrovirales para prevenir la transmisión al bebé (en 2007 los tomó el 35%). El 21% de las embarazadas de países subdesarrollados y en vías de desarrollo los recibieron, frente al 15% de 2007. El sida sigue siendo, no obstante, la primera causa de muerte entre las mujeres en edad reproductiva. El número de menores de 15 años que recibieron tratamiento fue del 38% (pasó de 198.000 en 2007 a 275.700 en 2008).

Los grupos de riesgo, principalmente prostitutas, homosexuales y usuarios de drogas inyectables, recibieron más información en 2008, pero siguen afrontando las mayores barreras técnicas, legales y socioculturales para el acceso a los cuidados. "Todo indica que el número de personas en necesidad de tratamiento aumentará espectacularmente en los próximos años, dijo Michel Sidibé, director ejecutivo de UNAIDS. "Asegurar el acceso igualitario es una de nuestras principales preocupaciones", concluyó.