Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vodafone mete las redes sociales en el móvil

EL PAÍS ofrecerá un nuevo servicio de contenidos de pago a través del terminal

Vodafone ha presentado en Londres un innovador servicio que tiene como objetivo meter las redes sociales en el teléfono móvil. Llamado Vodafone 360, en alusión a que tiene vocación de cubrir todos los ángulos posibles de la comunicación personal, el nuevo servicio estará abierto a los móviles de la competencia, pero sólo los clientes de Vodafone podrán adquirir los dos nuevos modelos de la marca, diseñados para disfrutar plenamente del producto.

El nuevo paquete de servicios incluye la posibilidad de realizar micropagos a través de la cuenta de Vodafone. EL PAÍS y otros medios han sido los primeros en Europa que han suscrito un acuerdo con Vodafone para distribuir contenidos digitales mediante este sistema de pago. Vodafone 360 saldrá con un catálogo de al menos 1.000 aplicaciones.

El nuevo paquete de servicios y los móviles que lo acompañan llegarán al mercado a finales de octubre o principios de noviembre con vistas a la campaña de Navidad. Inicialmente se lanzará en España, Reino Unido, Alemania, Italia, Holanda, Grecia, Irlanda y Portugal. Más adelante será accesible también en países como Francia, Rusia y Australia -en los que Vodafone no opera directamente-, así como en India, Turquía, Suráfrica, Nueva Zelanda y Rumania.

El objetivo económico de la operación es incrementar el consumo de datos entre los usuarios de telefonía móvil mediante la suscripción de abonos de tarifa plana. "Los datos son el futuro y en la actualidad sólo los utilizan el 15% de nuestros clientes", subrayó el consejero delegado de Vodafone, el italiano Vittorio Colao. Las actuales tarifas planas subirán ligeramente de precio, "pero no mucho", según la compañía.

La idea básica de Vodafone 360 es poner la lista de contactos de los usuarios en el centro del teléfono y hacer girar alrededor de ese eje el resto de las utilidades: aplicaciones (apps), mapas, música y tienda de compras. No hay nada especialmente novedoso en cada una de estas opciones, pero los gestores de Vodafone sostienen que lo que es revolucionario es el hecho de hacer un paquete conjunto con todo eso y hacerlo girar en torno a la agenda de contactos del usuario, de manera que traslada al móvil y, por lo tanto, a la calle la manera de comunicarse con sus amigos, familiares o compañeros de trabajo que hasta ahora manejaba en el ordenador.

El programa permite actualizar de modo constante los mensajes y demás comunicaciones con las personas a las que se está conectado, fomentando una comunicación constante con ellas. El usuario podrá saber al instante dónde están, chatear con ellas o enviarles mensajes, archivos o recomendaciones desde el móvil o desde el ordenador.

El programa ha sido diseñado para ser utilizado con un nuevo teléfono de alta gama fabricado por Samsung y reservado para los clientes de Vodafone, con una pantalla táctil OLED de alta definición de 3,5 pulgadas, 16 GB de memoria, WiFi, un máximo de 400 minutos de conversación en 3G y una cámara de cinco megapíxeles. La pantalla muestra al usuario en tres dimensiones los datos de los contactos más utilizados y puede decidir cuáles de ellos pueden recibir qué. Por ejemplo, los amigos o familiares (o una parte de ellos) pueden saber en todo momento dónde está, pero los colegas de la oficinal, no. O viceversa.

Todo eso podrá ser utilizado también por los clientes de otros operadores. De entrada, habrá 100 teléfonos compatibles con Vodafone 360, entre los que se espera que esté uno de los grandes rivales, el iPhone. El objetivo de abrirlo a la competencia es doble. Por un lado, facilitar el acceso al máximo número posible de usuarios de redes sociales para hacer más atractivo el producto a los clientes de Vodafone. Por otro, lo que el director de Servicios de Internet de Vodafone, Pieter Knook, aceptó que podría ser definitivo como caballo de Troya. Es decir, permitir la entrada de clientes de competidores para poder quedarse con un porcentaje de los ingresos de las compras que se hagan a través del programa. Sin embargo, representantes de Vodafone España admitieron que para que eso sea así hay que alcanzar antes un acuerdo con los operadores rivales y que eso no parece fácil en mercados como el español o el británico.