El debate nuclear

El PP confía en su triunfo electoral para frenar el cierre de Garoña

Rajoy asegura que incluirá esta cuestión en el próximo programa electoral del partido

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha afirmado hoy que el cierre de la central nuclear de Garoña en 2013 es una decisión "disparatada" que obedece sólo al "capricho" del jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al que ha pedido una rectificación. Rajoy ha dejado claro que, si llega al Ejecutivo tras las próximas elecciones generales, pedirá un informe al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) para cumplir lo que dictamine, de tal forma que si aboga por prorrogar sus funciones diez años más, el hipotético Gobierno del PP lo respetará. Este asunto, ha indicado, figurará en el programa de su partido para los próximos comicios.

A juicio de Rajoy, la clausura de la planta en cuatro años es "un error". Una equivocación, ha continuado Rajoy, porque el CSN se manifestó unánimemente a favor de alargar el funcionamiento de Garoña diez años más del cierre decretado inicialmente. Es una postura, ha recordado el presidente de los populares, que defienden muchos sectores, incluso dentro del PSOE. El PP también, ya que el cierre, ha afirmado, significará que muchas personas perderán su puesto de trabajo y subirá el precio de la luz, así como acentuará la "dependencia energética" que España tiene del exterior.

Más información

El portavoz de la Junta de Castilla y León, José Antonio de Santiago-Juárez, ha asegurado que el cierre de la central es un "capricho" muy grave de Zapatero -que éste tendrá que explicar en qué se fundamenta- y que tiene consecuencias muy graves, en especial para las más de mil familias de Castilla y León (gobernada por el PP), cuyo empleo depende de la central.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50