Tres en una: 'software', 'hardware' y servicios

San Francisco - 08 may 2009 - 16:08 UTC

La mayoría de los consumidores no quiere comprar microprocesadores, discos duros y sistemas operativos a diferentes proveedores y luego montar un ordenador que funcione. Prefieren comprar una máquina completa y personalizada a un solo proveedor.

Y cada vez más, los clientes de empresa quieren lo mismo: una tienda única para equipos, programas y servicios. Las empresas más importantes de tecnología están destinando sus inmensas reservas de dinero a realizar adquisiciones que refuercen su capacidad para convertirse en ser ese único proveedor. Esta tendencia ha hecho que Oracle, líder en programas para empresas, anunciara recientemente que invertirá 7.400 millones de dólares en comprar al atribulado Sun Microsystems e introducirse en el negocio de los equipos informáticos. Oracle venció a su rival IBM, que se estaba planteando comprar Sun para mejorar sus ofertas de programas.

"Oracle va a ser la única empresa capaz de diseñar un sistema integrado en el que todas las piezas encajen y funcionen conjuntamente de modo que los clientes no tengan que hacer nada", explicaba hace poco su consejero delegado, Lawrence J. Ellison.

Esa tendencia a la consolidación se lo ha puesto más difícil a empresas independientes, y la caída de un baluarte del sector como Sun subraya la creciente presión que están soportando compañías más pequeñas en los sectores de la informática, el almacenamiento y los programas para encontrar compradores. Hasta las empresas más grandes como EMC y Dell podrían ser vulnerables en opinión de algunos observadores de la industria.

"Creo que estamos en la quinta fase de un proceso de consolidación en nueve fases", señala William T. Coleman III, un ex directivo de Sun y cofundador de BEA Systems, que ahora es consejero delegado de una joven empresa de programas llamada Cassatt. "Esto no se ha terminado y todavía tienen que ocurrir cosas drásticas".

Hace cinco años, Oracle compró PeopleSoft por más de 10.000 millones de dólares y aquello dio pie a una carrera para hacerse con otros fabricantes de programas. Desde entonces, ha comprado otras 40 empresas más y se ha gastado cerca de 15.000 millones de dólares solamente en BEA y Siebel Systems.

Muchas de las empresas que ha comprado Oracle se habían cavado un nicho durante la expansión de Internet, proporcionando funciones únicas en infraestructura. No obstante, después del pinchazo de las punto.com, los clientes empezaron a recelar de las visitas de comerciales de programas que vendían productos aislados. Se desarrolló un modelo más simple, según el cual un puñado de empresas como Oracle, IBM y Hewlett-Packard compraron a docenas de actores más pequeños y luego compitieron por vender la mayor parte de los programas necesarios para llevar un negocio.

Aunque las empresas de software llevaron la voz cantante en la última ronda de consolidación, ahora la industria del hardware parece dispuesta a reinventarse a sí misma. "Creo que hemos llegado a un punto de inflexión", comenta Patricia C. Sueltz, una ex directiva de IBM y de Sun que ahora dirige la joven empresa LogLogic. En la última década, HP ha impulsado gran parte de la consolidación mediante una serie de adquisiciones importantes. Compró Compaq Computer en 2001, que afectó a los mercados tanto del PC como de los servidores, ya que indujo a otras empresas a luchar para crecer e igualar el alcance de HP. Por ejemplo, el fabricante chino de ordenadores Lenovo compró la rama de computadores de IBM, y Acer, con sede en Taiwán, adquirió Gateway, que ya había comprado eMachines. El año pasado, HP adquirió Electronic Data Systems, una de las empresas más importantes en servicios tecnológicos.

Más recientemente, las principales empresas tecnológicas han decidido invadir el ámbito de especialización de las demás. Por ejemplo, HP ha aumentado su inversión en tecnología de red con la esperanza de quitarle mercado a Cisco, y Cisco ha respondido fabricando sus propios productos de servidores. La compra de Sun por parte de Oracle es una incursión mucho más drástica en territorio enemigo, ya que Oracle se verá en la esfera desconocida de la venta de equipos, aunque también se quedará con los preciados activos de software de Sun, como su sistema operativo Solaris, el lenguaje de programación Java y la base de datos abierta MySQL.

Con 34.000 millones de dólares en el bolsillo, Cisco tiene más fondos a su disposición que cualquier otra empresa de tecnología y se dice que es un posible comprador de expertos en almacenamiento como EMC y NetApp. HP también se ha presentado como posible comprador de NetApp. Y Dell ha prometido invertir algunos de sus miles de millones en empresas de servidores, almacenamiento y servicios.

"Creo que la gente ha tenido un poco más de miedo, pero sigue circulando un montón de dinero", afirma Peter Falvey, cofundador de Revolution Partners, un banco de inversión centrado en empresas de tecnología.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Lo más visto en...

Top 50