Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El inventor de la WWW celebra el 20 aniversario en el CERN

Tim Berners-Lee regresa al laboratorio suizo para conmemorar el nacimiento de la herramienta que cambió la comunicación

El Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN, junto a Ginebra), celebra hoy el nacimiento de la WWW allí, hace 20 años. El invitado de honor es Tim Berners-Lee, el inventor de la web, que entonces trabajaba en el CERN. Fue en marzo de 1989 cuando Berners-Lee envió un artículo con la idea general a su jefe, Mike Sendall, y éste escribió en la tapa del documento "algo vago pero interesante", al tiempo que daba luz verde a Berners-Lee para continuar su desarrollo. Así nació la World Wide Web, recuerda hoy el CERN en un comunicado. A finales de 1990 la web estaba ya funcionando, pero sólo entre un par de ordenadores del laboratorio de Ginebra.

Es un placer estar hoy aquí de vuelta en el CERN", ha dicho Berners-Lee. "El CERN ha cumplido un largo recorrido desde 1990, y la web también, pero sus raíces siempre estarán aquí".

La idea de Berners-Lee respondía a la necesidad de facilitar la comunicación entre miembros de equipos muy numerosos de físicos de partículas, sabía que era una herramienta potente, pero no soñaba en aquel momento con una difusión universal y tan rápida, fuera de la comunidad científica.

"Cuando los científicos del CERN se topan con un obstáculo en el camino de sus ambiciones, tienen una tendencia a resolverlo", ha declarado el director del laboratorio de partículas Rolf Heder. "Estoy encantado de poder decir que el espíritu de innovación que permitió a Tim Berners-lee inventar la web en el CERN y permitió a éste criarla, sigue vivo y con buena salud hoy aquí".

Entre los actos del aniversario en Ginebra, Robert Cailliau, otro veterano de la web, ha presentado una página especial para gente muy joven: CERNland, que ha sido creada para acercar la emoción de la ciencia y el descubrimiento en el laboratorio de Ginebra a usuarios de 7 a 12 años, con películas, juegos y aplicaciones multimedia.