Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno autoriza la implantación de GPS para maltratadores

El Ejecutivo aprueba un plan para fomentar la reinserción laboral de las víctimas de la violencia machista

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy la puesta en marcha del sistema tecnológico que contempla la ley integral contra la violencia de género y que se espera empiece a funcionar el año que viene. Gracias a él, los hombres imputados y condenados por un delito de maltrato podrán ser obligados por el juez a llevar siempre una pulsera electrónica con GPS para poder controlar sus movimientos y, de este modo, mejorar la protección de las mujeres amenazadas. Para su puesta en marcha, el Gobierno ha puesto a disposición de las comunidades autónomas un total de cinco millones de euros.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha dicho hoy en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que las pulseras "van a permitir aumentar la protección" de las víctimas y hacer un seguimiento de las órdenes de alejamiento dictadas por los jueces. "Tanto los agresores imputados como los condenados por violencia de género podrán ser obligados por el juez a llevar siempre consigo la pulsera electrónica, lo que permitirá activar los sistemas de alerta en caso de que se vulneren las órdenes de alejamiento", ha señalado.

El Gobierno ha aprobado, además, un programa de inserción socio-laboral para las víctimas de la violencia machista, dotado con casi doce millones de euros, y que podría beneficiar a 8.324 mujeres. Las medidas previstas contemplan la atención individualizada a las desempleadas inscritas en los servicios de empleo por parte de profesionales. Además, se ofrecerán incentivos para favorecer el inicio de una actividad por cuenta propia, a través de ayudas previstas para la promoción del empleo autónomo. En cuanto a esto último, se prevén subvenciones y ayudas para el establecimiento como trabajadoras autónomas o por cuenta propia, que se incrementarán hasta un 10% respecto a las fijadas para las demás trabajadoras. Habrá incentivos asimismo para las empresas que contraten a víctimas de violencia de género.

Para facilitar la movilidad geográfica motivada por la obtención de un nuevo empleo, también habrá ayudas destinadas a sufragar los gastos de desplazamiento, transporte de mobiliario y enseres, alojamiento, guardería y atención a dependientes, y a compensar diferencias salariales cuando el nuevo empleo implique una disminución de ingresos.