La Fiscalía acusa de homicidio a los dos detenidos por el crimen de la chica de Ripollet

Los dos menores podrían enfrentarse a una pena máxima de ocho años de internamiento

La Fiscalía de Menores ha imputado un delito de homicidio a los dos adolescentes detenidos acusados del asesinato de una de sus compañeras de clase en Ripollet (Barcelona), han informado fuentes judiciales. Los dos menores fueron arrestados el pasado sábado acusados de la muerte de María Dolores, de 14 años, que falleció tras ser degollada en un descampado próximo a su casa.

La Fiscalía de Menores es la que instruye el caso en lugar de un juez, ya que los acusados son menores de edad. Ambos podrían enfrentarse a una pena máxima de ocho años de internamiento.

Al parecer, durante su declaración ante el fiscal, uno de los chicos confesó ser el autor único del crimen. El amigo que lo acompañaba tan sólo habría contemplado la dantesca escena, sin intervenir. No se descarta que el supuesto autor de la agresión estuviera enfadado porque María Dolores ignorara sus requerimientos sentimentales. En cualquier caso, no eran pareja.

Más información

Los Mossos d'Esquadra siguen investigando el caso y disponen como pruebas de ropa manchada de sangre y de los ordenadores de los acusados para encontrar algún rastro de las conversaciones que los tres mantenían a través de Internet y, más concretamente, de la que sostuvieron poco antes del crimen.

Los chicos conocían a la víctima desde hace tiempo e iban al mismo instituto Can Mas, del barrio del mismo nombre en la localidad de Ripollet, a ocho kilómetros de Barcelona, un barrio "muy conflictivo", según han comentado los vecinos, donde no es extraña la presencia de drogas, delincuencia y peleas entre bandas. Los dos acusados tenían una relación de amistad con la menor.

Los hechos ocurrieron en la medianoche del viernes. Los dos menores acudieron a la vivienda de la chica. La llamaron desde el portal y ella bajó. El hecho de que acudiera con ropa de estar por casa y no se llevara documentación demuestra que no tenía intención de ausentarse por mucho tiempo.

Al parecer, la conversación derivó en una fuerte discusión y la joven fue degollada en un descampado cercano a su domicilio. Tras cercenarle el cuello con un cuchillo, el agresor la apaleó con tal saña que el rostro quedó irreconocible. Un transeúnte que pasó poco tiempo después por aquel paraje desolado halló el cuerpo de la adolescente todavía con vida. Sin embargo, los servicios de urgencia no pudieron hacer nada para salvarle la vida. La identificación de la víctima estuvo dificultada porque su rostro estaba desfigurado y carecía de documentación personal. Nadie denunció su ausencia durante la noche. Los Mossos d'Esquadra hallaron en el lugar del crimen el arma homicida y analizan un trozo de ropa ensangrentada que podría pertenecer a uno de los agresores.

Lo más visto en...

Top 50