Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 80% de los institutos de Valencia se "encierra" en protesta por la 'Citizenship' de Camps

Los institutos valencianos protestan contra la obligación de impartir Educación para la Ciudadanía en inglés

La convocatoria de "encierros nocturnos" en todos los institutos públicos valencianos en protesta por la imposición de tener que dar y recibir la versión inglesa de Education for Citizenship ideada por la Generalitat se ha extendido como un reguero de pólvora y ha sido secundada en un 80% de los institutos de referencia valencianos por todos los estamentos educativos: alumnos, padres y profesores. Los encierros se habían convocado sólo 24 horas después de que la Administración del popular Francisco Camps se viera obligada a "clarificar" ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJ), donde está recurrida la orden, sus propias "instrucciones" sobre cómo impartir la Citizenship, que mantienen la figura del "traductor" o "vehiculador" de inglés en la hora de Ciudadanía, pese a que el auto del tribunal afecta este punto.

El "encierro" lúdico ha incluido la lectura de un Manifiesto sobre los retos de la enseñanza pública, elaborado por cada uno de los centros, para calentar motores de cara a la "cadena humana" que mañana jueves rodeará la sede de la Generalitat en Valencia y simultáneamente las subsedes de Castellón y Alicante. Entre otras reivindicaciones, los convocantes han exigido la dimisión del conseller de Eduación, Alejandro Font de Mora.

"Ni los profesores de Inglés son traductores, ni los de Filosofía, apuntadores", ha denunciado esta mañana el claustro de profesores del IES Antonio Serna de la localidad valenciana de Albatera. Raquel, una maestra experta en idiomas del IES Isabel de Villena ha asegurado que "el sistema educativo valenciano no está preparado para dar la asignatura en inglés". "Lo que creíamos en mayo que era un chiste, una broma del conseller, se ha convertido en una orden", ha asegurado. De la misma opinión es Miguel Tabuenca, un estudiante de 4º de la ESO, que en un apasionado discurso ha clamado que la Generalitat intenta que Eduación para la Ciudadanía se imparta en ingles para que "los alumnos no se enteren de los contenidos que ellos desaprueban".

Las primeras protestas

Las "protestas", no obstante, se adelantaron al mediodía en algunos institutos como el IES de Bentússer, que lo ha convertido en "una comida reivindicativa"; o el IES Cotes Baixes, de Alcoi, donde el profesor de Filosofía, Alejandro Roselló, ha decidido dar la clase en el patio en "solidaridad" con los dos profesores del IES de Altea que han sido apercibidos de sanción por la consejería" por negarse a dar la clase en inglés. En cambio, los inspectores no han ejercido la misma presión sobre la consejería para que envíe a dos profesores de inglés para sustituir a los dos que están de baja médica. Y tampoco ha sido capaz de enviar al famoso "traductor" de inglés procedente de la bolsa de trabajo.

Sin embargo, la consejería mantiene activo el pulso con el sector de la enseñanza público a través de su número dos Concha Gómez, que sigue amenazando a directores y docentes con abrir "expedientes disciplinarios" a quienes se nieguen "a cumplir con la ley".