Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más del 40% del tiempo de emisión de La 1 no es de interés público

Un informe de UTECA denuncia el incumplimiento de sus funciones de la televisión nacional

Una queja habitual de los telespectadores españoles suelen ser que aquellas películas o programas considerados de una mayor riqueza cultural quedan relegados a las zonas marginales de las parrillas televisivas. Un informe de la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas presentado esta mañana parece darles la razón, al menos en lo referente a la televisión pública.

Casi un 40% de los contenidos emitidos en La 1 no pueden ser considerados de "servicio público", según este informe. El análisis ha sido elaborado por un equipo de profesores de las universidades CEU San Pablo, UNED, Complutense, Carlos III y Rey Juan Carlos, todas de Madrid, y ha revisado el contenido de 4812 programas de televisión entre 2005 y 2008. Peor aún, la tendencia ha ido en aumento desde 2005.

El equipo no ha buscado definir qué puede ser considerado servicio público, sino que ha preferido adentrarse en denunciar aquellos contenidos que ostensiblemente no son de servicio público. "Como no hay una definición, ni siquiera en Europa, de qué es se considera servicio público, nos centramos en aquellos contenidos que no pueden ser considerados en absoluto como tal", explica el veterano periodista Jorge del Corral, En concreto, el 42,6% de los contenidos emitidos por la primera cadena y el 31,6% de los de La 2 no se aproximan al concepto, en opinión de los autores.

Es de esperar que la televisión pública tenga especial cuidado en promocionar las series de ficción y el cine españoles, en opinión de los autores. El informe señala que sólo uno de cada cuatro programas de ficción emitidos es de producción española, y el 66% de éstos no es siquiera europeo, sino que ese porcentaje procede mayoritariamente de EE UU. De este modo, "se incumple la promoción de la industria audiovisual española", señalan en UTECA.

El informe encargado por los operadores privados también llama la atención sobre el respeto que tiene TVE hacia los contenidos emitidos en horario infantil, y ofrece el dato de que el 44% de las telenovelas de sobremesa de La 1 incumplen esos contenidos de protección reforzada.

Ningún apoyo a los dependientes

Asimismo, el estudio ha puesto la lupa sobre la atención que presta TVE a las minorías con problemas físicos: el 62,7% de los espacios de la televisión pública estatal no cuenta con subtitulación o audiodescripción, el 37,2% ofrece alguna de estas dos modalidades y ninguno tiene los dos, "por lo que se infiere que ningún programa de TVE es accesible a la vez para ciegos y sordos". Igualmente, los deportes carecen de subtitulación y audiodescripción.

El presidente de Uteca, Alejandro Echevarría, aseguró que los resultados de este informe obligan a que las televisiones públicas de este país se sometan a auditorías semestrales, elaboradas por institutos independientes, sobre el grado de servicio público de sus parrillas.

A la pregunta de qué entiende Uteca por servicio público, del Corral, ha contestado que hay conceptos sobre "los que nadie duda que son servicio público" y que se mencionan en el estudio, como el apoyo al cine y la industria audiovisual nacional, la atención a los discapacitados o que no se primen los criterios "comerciales" a la hora de ubicar los programas en las rejillas. Sobre este último aspecto, ha puesto como ejemplo lo que hace La 1 al relegar al "late night" el programa de debate "59 segundos" con la excusa de que si lo anticipa al "prime time" pierde audiencia, como dijo recientemente el presidente de RTVE, Luis Fernández.

Del Corral afirmó que tampoco parece muy propio de una televisión pública pagar la cantidad "exorbitante" que han pagado TVE y la Forta por los derechos de la Champions League, próxima a los 60 millones de euros, haciéndolo a costa de "la cuenta de resultados de todos los españoles", cuando también pujaron por ellos las cadenas privadas. "Eso es una práctica de competencia desleal muy seria, que no tiene parangón con los países con los que nos comparamos", remarcó.