Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis billones de euros a quien demuestre la Teoría de la Evolución

Un creacionista turco desafía a la comunidad científica a que aporte pruebas palpables sobre el origen de las especies

El premio que un creacionista turco ofrece a quien demuestre la verdad de la Teoría de la Evolución es de diez billones de liras turcas, unos 6,2 billones de euros. Pero el premio tiene truco, ya que Harun Yahya, de 52 años, exige que alguien le muestre un "fósil intermedio" entre dos especies, algo que asegura inexistente. Para ésta última afirmación se apoya en el volumen de 800 páginas que publicó en 2006 mostrando fósiles de todas partes del mundo y asegurando que son iguales a los animales vivos de hoy en día. No aclara tampoco de dónde sacaría el dinero prometido en caso de que alguien logre cumplir con sus requisitos.

Harun Yahya es el pseudónimo de Adnan Oktar un creacionista popular en Turquía, donde sólo un cuarto de la población da por válida la Teoría de la Evolución que Charles Darwin propuso hace ya 150 años. Asegura haber vendido allí ocho millones de copias de su Atlas de la creación, que también ha enviado gratis a 10.000 escuelas de todo el mundo. Desde que lanzó su cruzada contra la "ideología darwinista", ha logrado que los tribunales turcos cierren el acceso a la página web del biólogo y divulgador británico Richard Dawkins por considerarla difamatoria y blasfema.

El biólogo y conocido ateo Richard Dawkins calificó el libro de Yahya de "ridículo" y su contenido de "inane", pero el turco respondió que éste no había logrado presentarle ningún fósil en apoyo del darwinismo. Según Kevin Padian, de la Universidad de California, Oktar "no tiene ni idea de lo que ya sabemos sobre la evolución. Si ve un cangrejo fósil, dice que es un cangrejo normal. La extinción no parece preocuparle".

Los terroristas son darwinistas

En una entrevista con la edición digital del semanario alemán Der Spiegel, Yahya pronostica el fin del Darwinismo, que califica de "complot satánico" y de haber amamantado los grandes desastres del siglo XX, como el nazismo y el estalinismo. También acusa a los terroristas que se llaman islámicos de ser darwinistas, y lo hace de esta manera:

"(...) Si miramos al presente, vemos que os miembros de organizaciones terroristas, incluso aquellas que se hacen llamar musulmanas, son darwinistas, ateas. Pero una persona con fe auténtica, que reza habitualmente, no va por la vida poniendo bombas aquí y allá. Es gente que se hace pasar por musulmanes, que actúan como musulmanes, los que perpetran los atentados; o darwinistas que dejan claro que son terroristas, o comunistas que cometen terrorismo. Por tanto, todos son darwinistas".

Añade también que los terroristas islámicos suelen estar educados en el extranjero y, por tanto, han sido expuestos a las ideas evolucionistas. Yahya se enfrenta a una posible pena de tres años de cárcel por "lucro personal ilícito" en caso de perder la apelación ante el Tribunal Supremo de su país. Alega que su testimonio fue obtenido bajo coacción, algo que no han reconocido los tribunales turcos.