Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas de la mitad de los anfibios europeos, en peligro de desaparecer en 40 años

Un aumento de las plagas y de insectos chupa-sangre ya se empieza a sentir en consecuencia a la extinción de varias especies de rana

Más de la mitad de todas las ranas, tritones y sapos, por citar sólo algunas especies amenazadas, podría haber desaparecido en 2050, según concluye la Sociedad Zoológica de Londres. El diario británico The Guardian recoge hoy algunas de las conclusiones de una reunión celebrada anoche, que señalan que buena parte de las especies amenazadas se encuentra en el Mediterráneo. Una de ellas es el sapo mallorquín.

"Los anfibios son la sangre de muchos entornos, y desempeñan un papel fundamental en muchos ecosistemas y es tan sorprendente como aterrador que el mundo pueda perder a la mitad de sus especies en medio siglo", declaró anoche el biólogo y divulgador científico Sir David Attenborough.

Las razones de la creciente extinción de tantas especies animales residen en la combinación del Cambio Climático con la destrucción del hábitat de los anfibios y la virulencia de las enfermedades que los afectan, como el ranavirus. El cambio de temperatura ha empujado a los anfibios a buscar otras latitudes. Pero los que habitan en las islas del Mediterráneo, como la rana de Cerdeña, no pueden cambiar de hábitar al estar rodeados de agua salada o rodeados de cordilleras que les resultan infranqueables. Además, la nueva coyuntura climática ha potenciado el efecto de las enfermedades que afectan a las ranas. En concreto, un hongo de la variedad de los quitridios que lleva diezmando las poblaciones europeas desde los años '70. El avance de la urbanización, destruyendo las charcas y humedales que habitan, cierra el trío de causas de su desaparición.

Las consecuencias para el hombre ya se empiezan a sentir, advierten los científicos. Han detectado cierto crecimiento de las plagas de cultivo y en las poblaciones de insectos que chupan sangre, como los mosquitos, que constituyen una de las principales fuentes de alimento de los anfibios. Los depredadores de anfibios, serpientes, aves y peces, según la especie, también muestran signos de declive.

Una de cada tres especies de anfibio en el mundo está en peligro de extinción, y algunas estimaciones señalan que hasta 150 podrían haber desaparecido desde los años '80. Los zoólogos proponen fomentar los programas de cría en cautividad en los zoológicos para evitar la merma de la reserva biológica del planeta.