Cataluña aplicará la 'castración química' para reos con delitos sexuales

La consejera de Justicia catalana afirma que será voluntario y complementario a los tratamientos psicológicos

Tratamiento farmacológico para disminuir la producción de testosterona y, por tanto, inhibir el deseo sexual. Eso es lo que conoce comunmente con el nombre de castración química y que el Gobierno de Cataluña va a empezar a aplicar a presos con delitos sexuales como complemento a los cuidados psicológicos que ya reciben. Será voluntario y reversible. "Sin el consentimiento del reo no tiene sentido", ha aclarado la consejera de Justicia catalana, Montserrat Tura, a la Cadena SER .

Cataluña, que tiene transferidas las competencias de política penitenciaria desde 1984, se adelanta así a la anunciada reforma del Código Penal del Gobierno que, según lo anunciado por los Ministerios de Interior y Justicia, incluirá entre las novedades tratamientos de inhibición del deseo sexual para los agresores sexuales. Según ha explicado la consejera de Justicia, la comisión interdisciplinar que ha trabajado en la prevención de los delitos sexuales ha concluido que "inhibir el deseo sexual puede ser coadyuvante al tratamiento psicológico". Es decir, un complemento a estos tratamientos ya aplicados con el objeto de cumplir con la reinserción social de las cárceles.

Más información
Un tratamiento integral
Inyecciones para inhibir la libido
"¿Para qué voy a denunciar si no me van a creer?"

En cualquier caso, esta inhibición del deseo sexual a través de fármacos será reversible, esto es, "en el momento en el que se deje de tomar aparece de nuevo la líbido", ha afirmado Tura. La medida adoptada por la Generalitat para un "número reducido" de presos aún no tiene fecha para su entrada en vigor. La consejera catalana ha señalado que las instituciones penitenciarias se encuentran ahora analizando la idoneidad de su aplicación para cada reo.

Los titulares de Justicia e Interior, Mariano Fernández Bermejo y Alfredo Pérez-Rubalcaba, anunciaron el pasado 10 de septiembre una amplia reforma del Código Penal, que preveía hasta 20 años de libertad vigilada para delincuentes sexuales con riesgo de reincidencia. La reforma incorporará la castración química para los violadores y pederastas que lo soliciten, así como la creación de un registro de pederastas durante el primer trimestre de 2009

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS