Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detectada melamina en la leche líquida de las principales empresas lácteas chinas

La UE no ve peligro de entrada de leche contaminada ya que no importa productos lácteos del país asiático.- Singapur prohíbe la venta e importación de leche de China

El escándalo desatado en China por la venta de leche en polvo para niños contaminada con melamina, lo que ha causado la muerte de cuatro bebés e intoxicado a miles, aumenta tras revelarse hoy que las principales marcas lácteas del país también han distribuido leche líquida con esa sustancia tóxica. Ante la psicosis reinante, la cadena de cafeterías estadounidense Starbucks va a retirar la leche de sus establecimientos en China. Desde Bruselas, la Unión Europea (UE) ha informado de que pedirá una explicación formal al país asiático. No obstante, ha asegurado que no existe peligro de entrada de leche contaminada, puesto que la UE no importa productos lácteos de China. Eso sí, ha pedido a los Veintisiete que intensifiquen los controles fronterizos para todos los productos chinos.

Aunque la cifra de afectados por la leche contaminada no ha aumentado en las últimas horas -6.244 bebés con cálculos renales, de los que cuatro han fallecido-, el máximo órgano de control ha revelado que en las últimas pruebas se ha detectado también melamina en la leche líquida convencional. La melamina en la leche líquida se ha hallado en las principales marcas chinas del sector: Bright, Mengniu y Yili, ésta última patrocinadora de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. A ello deben añadirse informaciones sobre el hallazgo por las autoridades sanitarias de Hong Kong de melamina en otros productos lácteos como yogur y helado, de la marca Yili, que la ex colonia británica ha recomendado no consumir.

Sin peligro para los adultos

Según los últimos exámenes de la Administración Estatal de Control, Inspección y Cuarentena (AQSIQ) se han encontrado 24 partidas de leche líquida contaminada con melamina de 1.202 analizadas, publica hoy el diario China Daily. La mayor concentración de melamina se ha hallado en los productos lácteos de Bright, donde cada kilo de leche contenía 8,6 miligramos de la sustancia química. AQSIQ, no obstante, asegura que la melamina en la leche no constituye una gran amenaza para la salud de los adultos. Incluso en altas concentraciones, no perjudicaría a un adulto de más de 60 kilos que consuma menos de dos litros al día.

En bebés, sin embargo, la leche en polvo adulterada puede causar trastornos en el tracto urinario tales como cálculos renales, como ha ocurrido en niños chinos desde al menos el pasado mes de mayo (en el que se produjo el primer fallecimiento), aunque los casos no han aparecido en la prensa hasta septiembre.

El director general de Salud y Protección al Consumidor de la Comisión Europea (CE), Robert Madelin, ha dicho este viernes que la UE no ha importado leche infantil china y no se ha detectado un solo caso en ningún país miembro, pero ha asegurado que van a pedir explicaciones al país asiático. "Vamos a intentar establecer todos los hechos. Discutiremos todos los aspectos de esta crisis con nuestros colegas en China", ha destacado Madelin desde Pekín, hasta donde se ha desplazado para reunirse con miembros del Ejecutivo chino.

La multinacional Starbucks, con más de 300 cafeterías distribuidas por el país, también ha empezado a tomar medidas. Según informa la agencia Reuters, sus responsables en China han decidido retirar la leche de sus establecimientos. Asimismo, las autoridades de Singapur han prohibido la entrada y la venta de productos lácteos chinos en el pequeño estado surasiático. "Como medida preventiva, hemos suspendido la venta de toda la leche y productos lácteos chinos con efecto inmediato", ha explicado en un comunicado la Autoridad Agroalimentaria de Singapur.

El escándalo se ha cobrado hasta ahora 18 detenciones y varias destituciones, entre ellas la del alcalde de Shijiazhuang, capital provincial donde se encuentra la sede de Sanlu, primera marca en la que se encontró melamina, y la presidenta de la citada empresa.

La crisis amenaza con arruinar al sector lácteo de China, país donde el consumo de leche es muy bajo con respecto a Occidente y que se estaba intentando estimular entre la población a través de fuertes campañas publicitarias en las que han participado estrellas como el atleta Liu Xiang o el astronauta Yang Liwei. La cotización de Yili en la bolsa de Shanghai descendió ayer un 10% y la de Bright un 3,55%, cayendo ambas a sus niveles más bajos desde marzo de 2006.

Soborno para ocultar los primeros casos

El caso, que vuelve a sembrar dudas y desconfianza sobre los controles de calidad del Ejecutivo de Pekín tras un 2007 plagado de escándalos por las exportaciones chinas, ha conseguido que "los padres no sepan ya con qué alimentar a sus hijos", según un artículo de la agencia oficial Xinhua. Muchos consumidores han señalado que no volverán a tomar leche hasta que no se aclare lo ocurrido y algunas madres reconocen que han empezado a alimentar a sus bebés con leche de soja o sopas de arroz.

El Gobierno chino ha prometido "duros castigos" a los responsables de esta nueva alerta sanitaria en un país donde la ley contempla la pena de muerte para los casos que afecten a la salud nacional. Mientras crece la ira por lo que parece ser sido un nuevo caso de ocultación de los problemas de la seguridad sanitaria china, como pasó en años anteriores con la gripe aviar.

La agencia Xinhua ha revelado que la marca Sanlu, la más implicada en el escándalo de la leche adulterada para bebés -en ella se encontraron los primeros casos- intentó sobornar a un consumidor que quiso destapar el caso hace ya tres meses. Sanlu pagó 280 dólares al hombre para que eliminara unos textos en Internet en los que denunciaba que varios bebés habían sentido molestias tras consumir productos de esa marca.

El Gobierno chino ha reconocido que el sector lácteo se encuentra en un estado "caótico" y ha asegurado que ya ha tomado medidas, entre ellas abolir la controvertida norma estatal que exime a las marcas más prestigiosas de pasar controles de calidad, una práctica iniciada en 2000.