Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

'Yo de mayor quiero ser...'

El 75% de los niños que han participado en un estudio de Adecco prefiere trabajar en lo que le gusta antes que ganar mucho dinero

Anteponer la vocación al dinero. Eso es lo que ha contestado la mayoría de los 2.000 niños de entre 4 y 17 años con y sin discapacidad que han participado en el estudio ¿Qué quieres ser de mayor? que elaborada la empresa de recursos humanos Adecco. La mayoría de los niños españoles (75%) prefiere trabajar en algo que le guste y poder cuidar de su familia (89%) a cobrar un gran sueldo.

Por sexos, las niñas priorizan la vocación en un 81,4% de los casos, un porcentaje superior al de los niños (68%). De hecho, uno de cada cuatro niños aspira "a ganar mucho dinero aunque no ejerza una profesión que le guste".

Policías y profesoras

Las profesiones más elegidas por los niños también varían según el sexo. Así, los niños aspiran a ser deportistas (22,8%), a puestos de seguridad (15,23%) y a empleos vinculados con las ciencias (11,7%). En concreto, el 17,1% quiere ser futbolista, el 10,1% policía y el 7 % ingeniero. Por su parte, las niñas españolas quieren trabajar de mayores en la enseñanza (24,8%), la sanidad (17,7%) y actividades vinculadas al cuidado de los animales (15,7%). En este sentido, el 22,7 % quiere ser profesora, el 14,6 % veterinaria y el 12,2 % médico.

Según este estudio, atrás queda querer ser como papá. Tan sólo un 5,4 % quiere seguir los pasos de sus progenitores en el mundo laboral. Por sexos, el doble de niños (un 7%) que de niñas (un 3,9%) quieren imitar a sus padres. Sin embargo, los menores sí quieren que sus futuros hijos les emulen a ellos en su profesión.

La mayoría tiene claro que no estaría dispuesto a trabajar si tuviera que alejarse de su familia (54,9%) aunque un 37,8% sí daría ese paso. Cuando se les pregunta a los niños si estarían dispuestos a trabajar lo necesario e incluso hacer horas extras, o si por el contrario trabajarían sólo las horas firmadas en el contrato, el 77,4 por ciento responde que está decidido a trabajar lo necesario, frente al 22,6 por ciento que dice que no hará horas extras.