Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANTONIO POVEDA | Presidente de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales

"El PP y la jerarquía católica siguen trabajando contra nuestra igualdad"

Después de militar durante más de 18 años en el Col.lectiu Lambda de Valencia, su ciudad natal, Antonio -Toni— Poveda fue elegido en mayo del año pasado presidente de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), la mayor organización de este colectivo en España. Sabe que por delante tiene una tarea difícil: mantener vivo el movimiento, que hoy vuelve a salir a la calle en toda España, menos en Madrid, donde lo hará el sábado que viene.

Pregunta. ¿Todavía tienen necesidad de manifestarse? ¿Les queda algo por conseguir?

Respuesta. Sí, claro. Tenemos mucho por hacer. Con las leyes del matrimonio y de identidad se ha conseguido la igualdad legal, pero no la igualdad social. No olvidemos que todavía los de siempre, el PP y la jerarquía católica, siguen trabajando contra nuestra igualdad. El presidente del PP, Mariano Rajoy, tiene como referencia a los partidos más ultraconservadores europeos en materia de derechos civiles y así el tan anunciado de nuevo viaje al centro no tiene ninguna credibilidad. Debería aprender algo del partido liberal o del partido conservador noruego que han apoyado la ley de matrimonios entre personas del mismo sexo en el Parlamento de este país.

P. Uno de sus objetivos es facilitar la vida a los gays, lesbianas y transexuales adolescentes. ¿Cómo piensan hacerlo?

R. Nosotros tenemos claro que la educación es la herramienta más importante para conseguir la igualdad social. Y ellos también, y por eso están luchando -PP y jerarquía católica—para que la asignatura de Educación para la Ciudadanía no salga adelante. La llaman "Educación para la homosexualidad", como si ser homosexual se pudiera inculcar. Hay que recordarle a la jerarquía católica que ellos no han hecho esta democracia, que la hemos hecho entre todos con unos valores, basados en los Derechos Humanos, que es lo que esa asignatura imparte.

P. Convenza a un heterosexual de que debe manifestarse hoy con ustedes.

R. Ya ni siquiera hay que convencerlos. Vienen muchísimos a la manifestación. Somos un movimiento que ha hecho que esta democracia sea mucho más plural y más sana. Estamos trabajando para la mayoría de la sociedad, y los contrarios, a los que tenemos enfrente no sólo lo son nuestros. Lo son de mucha parte de la sociedad. Están en contra del preservativo, de las relaciones prematrimoniales, están en contra de la Ley de Igualdad. Y si nosotros trabajamos por algo y para algo en nuestro Orgullo, que es muy político y cada vez lo es más, es para conseguir la igualdad para todas las personas. Nuestra bandera del arco iris define muy bien la gran diversidad de esta sociedad, y en ella se tiene que sentir recogido todo el mundo.

P. Ahora, convenza a uno de los gays o lesbianas que no van a la manifestación porque es un carnaval y que da una imagen frívola y estereotipada de ellos.

R. La manifestación es política desde la pancarta de cabecera, donde vamos los políticos y los colectivos, hasta la última carroza. La gran herramienta con la que hemos conseguido llegar hasta donde estamos es la visibilidad. Hay carrozas en las que se ve gente con más pluma, otras con menos pluma; gente muy masculina, muy femenina; gente mayor, gente joven. Lo que sale en las carrozas define nuestra rica diversidad.

P. ¿A quién echará de menos este año en la marcha?

R. A mí me gustaría que en esa manifestación estuviesen todos los partidos políticos, porque lo que me gustaría es que el PP no hubiese recurrido la ley del matrimonio y no hubiese votado en contra de la ley de identidad de género. Nosotros como movimiento social que somos no tenemos un color político definido. En nuestro movimiento hay personas de izquierdas y de derechas, de todos los ámbitos. Lamentablemente, lo que nos gustaría, y se lo pedimos al Partido Popular, es que no se haga la foto fácil al lado de gays y lesbianas y sea consecuente. Si dicen que no nos odian, que retiren el recurso. Si dicen que nos ven como iguales, que trabajen por nuestra igualdad y no en su contra. Porque además es una batalla que saben que la han perdido en la sociedad. Del resto no echo de menos a nadie, porque viene todo el mundo.

P. Hablando de la postura del PP y los obispos, usted se casó con su marido hace dos años. ¿Cuántas familias tradicionales se han roto por su culpa?

R. ¡Por supuesto que ninguna!. Yo creo que el discurso del PP y la jerarquía católica cuando salieron a manifestarse a la calle se ha demostrado que es falso. Aquí lo único que ha pasado es que una parte de las familias que existen y no tenían reconocidos sus derechos, ahora los tienen. Y en esas bodas, en las nuestras, lo que ha habido es muchas familias tradicionales que han venido a celebrarlo con nosotros. Ha habido pueblos enteros que han salido a la plaza a felicitar a dos novios o a dos novias. Han casado incluso concejales del Partido Popular. Esta ley lo que ha hecho ha sido dar mucha felicidad. La diferencia entre ellos y nosotros es que ellos salieron a la calle diciendo "Mi familia sí importa" y nosotros salimos a la calle diciendo "Todas las familias importan".

P. ¿Cree que llegará un momento en que no hará falta una manifestación del Orgullo?

R. Vamos a tener que seguir durante mucho tiempo manifestándonos para defender nuestros derechos y defender la igualdad. Y no hemos de olvidar que también