Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Científicos prueban la eficacia de los parches contra la diarrea del viajero

Cada año 27 millones de personas y 210 millones de niños se ven afectados por este mal provocado por la ingesta de bebidas o comidas contaminadas por una bacteria

La vacunación con parches con toxinas de la bacteria Escherichia coli enterotoxigénica (ETEC), principal causante de la diarrea del viajero, protege a los visitantes de este mal tan frecuente durante las vacaciones, según arroja una investigación publicada por la revista científica The Lancet.

Incluso una vez que se sufre el trastorno, los vacunados con parches manifiestan episodios más cortos y menos graves del mal.

La bacteria Escherichia coli enterotoxigénica es la causa más frecuente de diarrea entre quienes viajan a áreas donde la diarrea es endémica y entre niños pequeños en los países desarrollados. Cada año, alrededor de 27 millones de viajeros y 210 millones de niños se ven afectados por la diarrea aguda, que provoca 380.000 muertes infantiles.

La diarrea del viajero dura normalmente entre 4 y 5 días, con frecuentes deposiciones sueltas, asociadas normalmente a náuseas, vómitos, calambres abdominales y deshidratacón.

Toxinas sin administración por vía oral

Los organismos ETEC, que se transmiten a través de la comida o la bebida contaminadas, colonizan el intestino delgado y secretan enterotoxinas termo-lábiles (LT) y termo-estables (ST). Las enterotoxinas termo-lábiles se encuentran en aproximadamente dos tercios de los casos de diarrea causados por la bacteria Escherchia coli enterotoxigénica.

Estudios previos han mostrado que las vacunas anti-LT proporcionan protección a corto plazo contra la diarrea, pero aunque esas toxinas son un antígeno ideal, son demasiado tóxicas para su suministro por vía oral, nasal o mediante inyecciones. De esta forma, se hace necesario un modo de administración diferente.

Así, expertos dirigidos por los doctores Gregory Glenn y Sarah Frech, de IOMAI Corporation, una empresa estadounidense que desarrolla vacunas, han estudiado la viabilidad de una vacuna a base de toxinas LT que se administre a los viajeros mediante parches y han probado su eficacia.

Los investigadores analizaron a adultos sanos, de edades comprendidas entre los 18 y los 64 años, que tenían previsto viajar a México y Guatemala y con acceso a un centro de vacunación en EE UU. Los pacientes fueron seleccionados al azar para recibir mediante parches colocados antes del viaje toxinas LT o en su defecto un placebo. De los 201 pacientes reclutados, 178 recibieron parches de uno u otro tipo y 170 de ellos fueron analizados.

Los investigadores descubrieron que un 22% de los que recibieron un placebo tuvieron diarrea y un 10% sufrieron la causada por la bacteria ETEC. En el grupo que recibió el parche con la vacuna de toxinas LT, un 15% tuvieron diarrea y un 5% la debida a la citada bacteria.

La dolencia fue de mayor gravedad en los pacientes que habían recibido el placebo que en aquellos a quienes se les administraron parches con toxinas LT, de forma que esas vacunas tuvieron una eficacia protectora de un 75% para los casos de diarrea de moderada a grave.

Los casos de diarrea grave fueron también sustancialmente mayores en el grupo que recibió el placebo (un 11%) que en los pacientes a los que se administraron los parches con LT (un 2%), lo que confiere a esta vacuna una eficacia protectora del 84%.

Además, los pacientes a los que se administraron parches de LT y que pese a ello enfermaron, sufrieron períodos más cortos de diarrea (0,5 días frente a 2,1 días) y con menos deposiciones (3,7 frente a 10,5) que quienes sólo recibieron el placebo.