Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:DÍA MUNDIAL DE LA LIBERTAD DE PRENSA

De alto riesgo

Las organizaciones que velan por la libertad de prensa en el mundo se lamentan del retroceso en 2007

No son buenos tiempos para ser periodista. Tanto Reporteros Sin Fronteras como la organización estadounidense Freedom House, ambas dedicadas entre otras cosas a velar por la libertad para ejercer la profesión, reconocen en sus informes sobre la actividad de 2007 que la libertad de prensa va en retroceso en todo el mundo. No se salva la Unión Europea, una especie de paraíso comparado con otros territorios, ni el grupo de los países más ricos del mundo, el G-8. En cualquier caso, ambas reconocen que el ejercicio periodístico está intrínsecamente relacionado con la democracia y, en este sentido, dos países como Corea del Norte y Eritrea, son los dos lugares del mundo en el que resulta más peligroso ser periodista.

2007 fue un año especialmente violento con los periodistas. Hay que remontarse a 1994 para encontrar una cifra de muertos tan alta como la del pasado año. Pero los Estados represivos no son los únicos enemigos de los periodistas, también lo son los grupos religiosos extremistas, narcotraficantes, mafias, movimientos independentistas, rebeldes? "Por cada paso adelante que dio la libertad de prensa el año pasado, hubo dos pasos atrás", dijo en la presentación del informe de Freedom House Jennifer Windsor, directora ejecutiva de la organización.

Según recoge Reporteros Sin Fronteras en la nota que acompaña al informe de 2007, los 14 primeros países del ranking de 169, es decir, los 14 países del mundo con mayor libertad de prensa, están en Europa. Fuera de ellos ninguna región del mundo vive sin censura o sin violencia contra los periodistas. Y sólo dos países del G-8 están entre los 20 primeros (Canadá y Alemania). "Resulta muy preocupante la falta de determinación de los Estados democráticos para defender los valores que se supone que tendrían que encarnar", dice RSF en el prefacio de su informe. Más de dos periodistas fueron detenidos al día durante 2007.

A pesar de esto, el optimismo logró encontrar un resquicio por el que colarse. Según la organización de defensa de los derechos civiles en EE UU Freedom House, la situación fue ligeramente mejor en 2007 en Oriente Próximo y el Magreb, fundamentalmente gracias a la televisión por satélite e Internet, que están haciendo que los periodistas comiencen a estar dispuestos a desafiar los límites impuestos por los Gobiernos.

De la censura no se libra ni el medio que más libertad ha gozado hasta hace poco, Internet. Por expresarse en la red, en el mundo hay detenidas al menos 64 personas. China está a la cabeza de los internautas reprimidos, con 50 detenidos.

El dragón de la censura

En realidad, China está a la cabeza de casi todo lo que tiene que ver con represión y periodistas. El 1 de enero de 2008 había 33 periodistas encarcelados y la cifra no para de crecer. A pesar de que en 2001 las autoridades chinas se comprometieron a respetar la libertad de prensa para poder lograr ser sede de unos Juegos Olímpicos, a pocos meses de que éstos tengan lugar, la situación no sólo no mejora sino que empeora con el paso de los días. Las imágenes de la represión en Tíbet difundida en semanas pasadas están todavía en la retina de todos, la contrainformación, la censura y la expulsión del Tíbet de todos los corresponsales extranjeros una muesca más en el revólver de la represión.

En 2007 cerca de 80 corresponsales extranjeros denunciaron acoso o detenciones por parte de las autoridades chinas. La red china es una de las más controladas del mundo. En agosto de 2007 se creó una ciberpolicía para vigilar las conexiones de los internautas. Utilizan programas que contienen filtros con palabras clave. En cuanto las encuentran, bloquean los accesos a Internet de dicho ordenador, sin avisar al usuario. Al menos 51 ciberdisidentes se encuentran encerrados en China por usar su derecho a la libertad de expresión en la red.