Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una niña gitana inventa que la han violado para que el médico le diga si sigue siendo virgen

La menor se había caído de una bicicleta y se había hecho daño en la zona púbica. -Temía haber perdido la virginidad

En determinadas familias de etnia gitana perdura aún con fuerza la obsesión por llegar virgen al matrimonio. La pérdida del himen se considera una deshonra. Y hay chicas jóvenes de esa etnia que incluso se someten a intervenciones para recomponer el himen con vistas a la boda. Esa obsesión le ha jugado una mala pasada a una menor madrileña.

La Fiscalía de Menores de Madrid ha abierto diligencias a una chica, de etnia gitana y de 15 años de edad, por ir a su médico de cabecera, en un barrio marginal de la ciudad, e inventarse que la habían violado. Aunque era mentira, al médico le dijo que, hacía cinco meses, un tío suyo la había violado, y que deseaba saber si aún conservaba el himen. El médico la examinó y le dio una alegría: "conservas el himen, no te preocupes", le dijo. No aprecio signos de violación (aunque bien es cierto que habían pasado cinco meses), pero sí le notó un golpe en la zona púbica.

La menor y su abuela, que la había acompañado a la consulta, salieron del centro de salud muy satisfechas. Pero sin pensar que acaban de poner en marcha la maquinaria judicial. Como es su obligación, el médico informó de la supuesta violación a la policía, que abrió una investigación. Máxime cuando la adolescente le había facilitado hasta el nombre de su violador, un tío suyo.

La policía fue a su casa de la menor y pidió a ella y a sus progenitores que se pasaran por comisaría para declarar. La menor se dio cuenta de que su testimonio había pasado a mayores y se asustó. De nuevo su abuela fue con ella a la comisaría. Las acompañó el tío de la niña, el mismo al que la menor había acusado de violarla ante el médico. El tío ignoraba tal acusación.

Los agentes primero charlaron con ella a solas. La menor confesó entonces que era "totalmente mentira" lo que había dicho al médico. Explicó que se había caído de una bicicleta y se había hecho daño en la zona púbica: incluso le había salido sangre. Y que se lo contó a su abuela y ésta le habló de ir al médico para que la mirara y le dijera si seguía siendo virgen. Fue la abuela, según la menor, la que le comentó que dijera que la había violado su tío. "O dices eso, o no te hará caso y no te mirará...", afirma la niña que le dijo su abuela. La menor justificó la mentira en que tenía mucho interés en saber si había perdido el himen, porque "es algo muy importante en mi cultura", dijo.

Al oír el testimonio de la niña, la policía hizo pasar al tío. Cuando éste se enteró de que su sobrina le había imputado su falsa violación, enfureció. La policía tuvo que sujetarle para que no le diese allí mismo un cachete. "En la cultura gitana lo del himen es muy importante, pero también es muy grave violar a alguien", dijo el tío, muy enfadado.