Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Operada antes de nacer

Un hospital de Sevilla cura a un feto de espina bífida en la 27ª semana de embarazo

Tras pasar 32 semanas en el vientre de su madre, la pequeña María nació anoche mediante cesárea, pesó 2,75 kilos, midió 40 centímetros y está completamente sana. No lo estaba hace seis semanas, cuando un equipo de 20 médicos y sanitarios del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla la operaron para corregirle una malformación congénita: la temible espina bífida, una dolencia que conlleva graves secuelas de por vida. Se trata de la primera vez que se realiza este tipo de intervención en Europa, según fuentes del hospital.

La técnica, denominada cirugía fetal abierta, consiste en abrir el útero de la madre, extraer la parte del feto por donde se va a realizar la intervención y, una vez concluida ésta, reintroducirlo en el vientre materno.

María estaba afectada de una dolencia denominada mielomeningocele, que supone una malformación del sistema nervioso central, en concreto en el tubo neural. Esta enfermedad puede acarrear acumulación de líquido en el encéfalo (hidrocefalia) y retraso cognitivo, entre otras secuelas.

Guillermo Antiñolo, director de la unidad de genética y reproducción y jefe del servicio de ginecología y obstetricia, dijo que esta intervención se encuadra en el programa "El feto como paciente" y se realizó gracias a la detección precoz de la enfermedad, a las 21 semanas de embarazo, en declaraciones recogidas por EFE.

El doctor Javier Márquez, jefe de neurocirugía pediátrica, explicó que el feto presentaba graves lesiones en el tubo neural, "como si tuviera el cerebro al descubierto", y que se evitó con la operación la parálisis en miembros inferiores y posibles alteraciones neurológicas "ya que por las exploraciones no se aprecian daños y previsiblemente podrá andar?.

É?médico destacó la "valentía y coraje" de la madre, una malagueña de 36 años, que al igual que el bebé "se encuentran estupendamente".