Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Sin noticias del delfín 'baiji'

Un estudio de seis semanas concluye que se trata del primer cetáceo que desaparece como resultado directo de la influencia del hombre

Los delfines baiji, o delfines de agua dulce del río Yangtze de China, están probablemente extinguidos. Así lo aseguran científicos de la Sociedad Zoológica de Londres (ZSL), que atribuyen su posible desaparición a la actividad humana. La situación de estos delfines no era investigada desde finales de los años 90, cuando la población se estimaba por debajo de los 13 individuos.

Los expertos, que hoy publican su estudio en la Royal Society Biology Letters, aseguran que no pudieron localizar a ningún delfín baiji en el río Yangtze, su hábitat natural, durante una profunda investigación que duró seis semanas. Según los expertos, este delfín es el primer cetáceo que desaparece de la Tierra como resultado directo de la influencia del hombre, debido a la no regulación de la pesca.

En los años cincuenta del siglo pasado, la población de este delfín, una especie única del Yangtze, era de miles, pero disminuyó con los años mientras China se modernizaba y empezaba a utilizar el río para la pesca, el transporte y la generación de electricidad, añade los científicos.

Sam Turvey, del ZSL y uno de los autores del análisis, califica la extinción de "trágica". "El delfín del río Yangtze -explica-era un mamífero increíble que se separó de otras especies hace más de veinte millones de años".

"La extinción representa la desaparición de una rama completa del árbol de la evolución de la vida y hay que poner énfasis en que tenemos que asumir la responsabilidad sobre nuestra labor como guardianes del planeta", añade.

La especie, conocida científicamente como Lipotes vexillifer, era el único miembro del Lipotidae, una familia mamífera que al parecer se separó de otros mamíferos marinos, como ballenas, delfines y marsopa, entre cuarenta y veinte millones de años atrás.

Los baijis tienen un pico largo y estrecho y viven en grupos de tres o cuatro.

El equipo llevó a cabo un estudio visual y acústico durante seis semanas a finales del 2006. Si bien es posible que algún delfín no pudiera ser hallado durante la investigación, "nuestra imposibilidad de detectar un baiji a pesar de esta investigación intensa indica que las posibilidades de encontrarlos y llevarlos (a una reserva) han desaparecido prácticamente", indican los expertos.

No obstante, el Fondo Mundial para la Vida Silvestre (WWF) considera que el análisis no es definitivo. "El WWF no cree que el delfín baiji pueda ser declarado extinguido o 'extinguido de hecho' porque la investigación fue realizada en un corto periodo de tiempo en un área limitada del río", ha añadido un portavoz de la organización.

Más informacion en www.baiji.org.