Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Y el bisturí? Dentro de la rodilla

El Instituto Madrileño de la Salud, condenado a pagar 12.000 euros a un paciente cuyos médicos olvidaron un trozo de bisturí en la rodilla tras la operación

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha condenado al Instituto Madrileño de Salud a pagar la cantidad de 12.000 euros a un paciente de 35 años al que los médicos del Hospital Virgen de la Torre de Madrid dejaron un trozo de bisturí en la rodilla. Ocurrió el 5 de mayo de 2003, cuando J.L.H.M. se sometió a una cirugía artroscopia programada por rotura del ligamento cruzado anterior en su rodilla izquierda.

La sentencia de la Sala Contencioso-Administrativo, Sección Octava de Madrid, es "irrisoria" por las secuelas que sufre la víctima, según ha afirmado hoy la Asociación del Defensor del Paciente. En su opinión, con este tipo de indemnizaciones se persigue desanimar al paciente para que no inicie este procedimiento en reclamación de sus derechos, y "viene a demostrar que a la Administración Madrileña le resulta muy barato indemnizar la mala praxis". La Asociación del Defensor del Paciente, según ha asegurado, presentará una nueva queja al Consejo del Poder Judicial sobre la actuación de la Sección Octava en los casos de presunta negligencia médico sanitaria.

Un despiste, 123 días de baja

Durante la intervención se produce la rotura accidental de la hoja del bisturí, que queda alojada en la rodilla del paciente. Tras varios intentos por vía artroscópica, no es posible la extracción del fragmento roto y, debido a esta complicación, la lesión del ligamento cruzado anterior no es reparada.

Cinco días después, se somete al hombre a una cirugía para la extracción del cuerpo extraño. En la actualidad persisten secuelas como fuertes dolores, falta de movilidad y grandes cicatrices, además de permanecer durante 123 días de baja.

"En la actualidad, una persona que denuncie por presunta negligencia médico-sanitaria en la Comunidad de Madrid por vía Contencioso-Administrativo, lo único que puede hacer es rezar para que su caso no recaiga en la Sección 8, pues en ese caso lo normal es que pierda el caso o, si lo gana, más que una indemnización reciba una burla de su dolor", ha señalado la Asociación.