La NASA, lista para la misión 'Phoenix' que estudirá la presencia de agua en Marte

La agencia lanzará la cápsula el próximo mes de agosto

La NASA está ultimando los detalles para el lanzamiento, en agosto, de su cápsula Phoenix hacia el polo norte de Marte para estudiar el agua y buscar rastros de vida, en un proyecto que costará 420 millones de dólares (308 millones de euros), según ha informado la agencia estadounidense.

"Se trata de una pequeña misión excitante", ha dicho en conferencia de prensa Doug McCuistion, director del Programa de Exploración de Marte de la agencia espacial.

La travesía de la cápsula Phoenix será de diez meses, a unos 20.300 kilómetros por hora, en lo que será la primera misión espacial al "polo norte marciano". Barry Goldstein, gerente del proyecto, ha dicho que el período propicio para el lanzamiento de la nave comienza el 3 de agosto y se mantendrá hasta el día 24 del mismo mes.

Más información

Un brazo robótico recogerá muestras

El lanzamiento se hará desde la Estación de la Fuerza Aérea en Cabo Cañaveral (Florida), con un cohete Delta II, y se trata además "del primer descenso suave en unos 30 años", según McCuistion. Los vehículos exploradores de la serie Rover que ha usado la agencia espacial estadounidense, han caído sobre la superficie de Marte rodeados de globos amortiguadores, literalmente "como pelotas de tenis que rebotan e, inevitablemente, van a dar al fondo del valle o la hondonada", ha subrayado el director del Programa.

Goldstein ha explicado que a unos 1.000 metros de la superficie marciana, Phoenix se descolgará en paracaídas y encenderá los cohetes que frenan su descenso y permiten que el artefacto se oriente de la mejor manera. Peter Smith, investigador principal del proyecto en la Universidad de Arizona, ha indicado que el descenso está previsto para el 25 de mayo de 2008 en una región más propicia. El aparato usará su brazo robótico con una pala excavadora para tomar muestras del suelo y del agua helada en la región, en busca de posibles organismos.

Las operaciones en la superficie de Marte están planificadas de acuerdo con el día marciano o "sol". Dado que Marte rota un poco más lento que la Tierra, un "sol" dura 40 minutos más que el día terrestre de 24 horas. Inmediatamente después de que Phoenix se apoye en sus tres patas sobre la superficie marciana, se desplegarán como abanicos circulares dos paneles solares. De un extremo al otro de los dos paneles, el artefacto mide 5,50 metros. Seguidamente se encenderá el analizador térmico y gas (TEGA) que combina un horno de alta temperatura y un espectrómetro.

El brazo robótico suministrará a los ocho hornos del TEGA muestras de suelo y hielo en tubos del tamaño de un cargador de tinta de bolígrafo. Cada horno se usara sólo una vez en el análisis de las muestras. También se encenderá y probará la cámara del brazo robótico que proporcionará a los científicos imágenes cercanas y a todo color de la superficie marciana. Mediante el examen del color y el tamaño de gránulos de las muestras tomadas por la pala excavadora, los científicos entenderán mejor la estructura del suelo y el agua helada.

La exploración en el suelo de Marte comenzó en 1997 con la misión Pathfinder, que llevó al planeta el vehículo Sojourner, desde el cual la humanidad recibió las primeras imágenes en detalle de ese planeta. En enero de 2004 llegaron a Marte los vehículos Spirit y Opportunity, que exploraron un área rocosa durante varios años con sus cámaras e instrumentos.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50