Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una vacuna contra la tuberculosis se podrá aplicar en 2012

El científico español Cardona, director del proyecto, afirma que se administrará a un tercio de la población mundial

La vacuna contra la tuberculosis latente estará a punto en 2012 y se podrá aplicar a un tercio de la población mundial afectada por esta enfermedad, según el doctor Pere Joan Cardona, director de investigación de desarrollo de esta vacuna denominada RUTI.

Los ensayos en humanos de la vacuna, la única contra la infección tuberculosa latente, que afecta a 2.500 millones de personas, demuestran su tolerancia y la ausencia de toxicidad. Esto supone un gran avance dado que habitualmente el tratamiento de la enfermedad choca con este problema. La infección tuberculosa latente no genera síntomas y se diagnostica con el test cutáneo de Mantoux o prueba de tuberculina.

"La vacuna estará a punto en 2012 y potencialmente podría suministrarse a un tercio de la humanidad -la población que se calcula que está infectada por el bacilo de la tuberculosis-", ha añadido Cardona. "Inicialmente, el tratamiento va dirigido la gente que más la necesita, la que es seropositiva y está infectada por tuberculosis latente, una combinación mortal de necesidad pues hay una posibilidad 20 veces superior de generar la enfermedad y de que pueda morir", ha explicado Cardona, también jefe de la Unidad de Tuberculosis Experimental del Hospital Trias i Pujol de Badalona y director científico de Archivel Farma, empresa farmacéutica creada para el desarrollo de la vacuna RUTI. El 10% de las personas con VIH de los países desarrollados acaban por desarrollar la tuberculosis.

Reducir el tiempo del tratamiento

El único tratamiento que se emplea en la actualidad consiste en administrar isonazida durante nueve meses, pero dada su hepatoxicidad no se proporciona a muchos infectados. "Lo más curioso es que la enfermedad es la punta del iceberg, la infección solo la genera en el 10% de los casos y en el 60% de ellos es mortal", ha explicado Cardona.

"Un tratamiento de antibiótico de nueve meses es difícil de seguir y más si no tienes ningún síntoma", por lo que la principal ventaja sería que la nueva vacuna estimula la respuesta inmune y con su inoculación se podría reducir a un solo mes el tratamiento antibiótico, ha señalado Cardona.

Responsables de Archivel Farma y del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona, conocido popularmente como Can Ruti, lo que ha dado nombre a la vacuna, y donde se está llevando también a cabo la primera fase del ensayo en humanos, han presentado los resultados de las primeras dos semanas de desarrollo clínico para garantizar que no haya riesgo cuando se comercialice. Esta primera fase de la investigación en humanos, en la que se comprueba la toxicidad y seguridad del nuevo fármaco en 24 voluntarios sanos, durará más de un año e irá seguida de otra en la que se probarán la inmunidad y la eficacia de la vacuna con una muestra representativa de 72 infectados de tuberculosis.