Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polonia no investigará la sexualidad de 'Tinky Winky'

Las autoridades polacas reculan ante la polémica que ha generado su intención de analizar si este 'teletubbie' es o no gay

La Defensora del Menor de Polonia, Ewa Sowinska, no dejó a nadie indiferente cuando anunció hace un par de días que los psicólogos de su oficina estudiarían si uno de los Teletubbies, el morado Tinky Winky, promovía o no la homosexualidad entre los niños. Sowinska ha rectificado hoy aquellas palabras, a través de su portavoz, Wieslawa Lipinska, que ha afirmado que "ni ha pedido ni pedirá" a los expertos que indaguen sobre la sexualidad del dibujo animado. Ayer, la Comisión Europea dio el enésimo tirón de orejas a la conservadora Polonia, que ha iniciado una auténtica caza de brujas contra los gays difícilmente aceptable.

Uno de las principales razones que condujeron a Sowinska a querer iniciar dichas pesquisas es que el personaje de la exitosa serie de televisión de la BBC, dirigido a niños menos de 4 años, luce un bolso. Sin embargo, su portavoz ha negado hoy que pueda existir una relación entre este complemento de moda y la sexualidad del dibujo. "Son personajes ficticios y no tienen nada que ver con la realidad", con lo que "el bolso, las tijeras y otros objetos que usan los personajes sirven para crear un mundo ficticio que en sí mismo habla a los niños". En este sentido, Lipinska sentenció: "No vamos a tratar nada más sobre este asunto". Preguntado al respecto ayer, un portavoz de la Comisión Europea subrayó que el Ejecutivo comunitario "cree en la libertad de los medios de comunicación".

La polémica se desató cuando periodistas del semanario Wprost preguntaron a Sowinska sobre la leyenda negra de los Teletubbies, rumores que la acusan de promocionar la homosexualidad, algo sobre lo que ella dijo haber oído ya comentarios. En este sentido y sobre el teletubbie Tinky Winky, la defensora dijo que "se dio cuenta de que era morado pero no de que era un chico". Cuando se enteró de su sexo masculino, Sowinska pensó que "sería una molestia para el personaje" pero luego "entendió que podría haber una homosexualidad encubierta" en los personajes del programa de la británica BBC.

"A los niños les encantan los bolsos"

El martes, el día después de que se desatara la nueva polémica, representantes de la BBC, creadores de la serie, negaron una vez más las alegaciones sobre el programa. "A los niños les encanta andar con bolsas de todo tipo y esa fascinación ha sido reflejada en el objeto favorito de 'Tinky Winky'", afirmaron. "Sugerir que el programa tiene alguna connotación simplemente es falso". No es la primera vez que la homosexualidad de Tinky Winky -que además de ser morado y llevar bolso, luce un triángulo en la cabeza, el símbolo que los nazis alemanes usaron para marcar a los gays, igual que la estrella señalaba a los judíos- es objetivo de la polémica ya que en 1999 en EE UU, una publicación de un líder evangélico sugirió que el teletubie era gay.

Ewa Sowinska es miembro del Partido Polaco de la Familia, que lucha contra los derechos de los homosexuales y el aborto. La formación es parte de la coalición de Gobierno de Polonia, encabezada por el primer ministro Jaroslaw Kaczynski. Este el poder, han lanzado una batalla para borrar a gays y lesbianas de la vida pública ante la mirada atónita de Bruselas. "Querer determinar si uno de los teletubbies es gay es un símbolo de la absurda fijación que tienen con el tema", afirmaba ayer Robert Biedron, miembro de la Campaña contra la Homofobia en Varsovia. Reciamente, el ministro de Educación, el devoto Roman Giertych ha propuesto una ley para prohibir "la propaganda homosexual" en las escuelas cuyo objetivo es impedir que los profesores hablen de ello en clase como algo natural.

Hoy mismo, la Fundación Igualdad, que agrupa a los colectivos de homosexuales y lesbianas polacos, ha denunciado que la Policía ha emprendido una campaña de incitación a la denuncia entre las personas con esta orientación sexual. La operación de recopilación de datos sobre los homosexuales se desarrolla en toda Polonia, según relata al diario varsoviano Metro Janusz Boguszewicz, periodista de los portales gays en internet. "Fui citado por la Policía a la comisaría, donde se me interrogó exigiendo información sobre todos mis amigos y conocidos homosexuales", dice Boguszewicz.