Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La central gallega de As Pontes, novena eléctrica más contaminante de Europa

La mayoría de las centrales más sucias están ubicadas en Alemania y Reino Unido

La central de As Pontes (La Coruña), perteneciente a Endesa, es la novena central eléctrica más contaminante de Europa, según el informe Las 30 centrales más sucias, hecho público hoy por WWF/Adena. En el informe de la organización ecologista se clasifican las 30 centrales eléctricas que emiten más CO2, principal gas causante del cambio climático.

Para realizar la clasificación, WWF/Adena ha utilizado los datos de 2006 del Registro Europeo de Emisiones y Fuentes Contaminantes (EPER) y ha analizado las emisiones absolutas de CO2 de las centrales eléctricas de los países de la UE (en millones de toneladas de CO2 al año).

Posteriormente ha clasificado las 30 centrales que más emiten de acuerdo con su nivel de eficiencia (en gramos de CO2 por kilovatio-hora).

Según el estudio, la gran mayoría de las centrales más sucias están ubicadas en Alemania y Reino Unido (10 centrales cada una), seguidas por Polonia (4 centrales) y Grecia, con las dos centrales más contaminantes de Europa. Italia, República Checa, Portugal y España figuran también en la lista con una central cada una.

Asimismo, el informe muestra que estas centrales pertenecen principalmente a cuatro compañías: RWE (Alemania), Vattenfall (Suecia), E.ON (Alemania) y EDF (Francia). La organización ecologista indica también que en 2006 estas treinta centrales eléctricas fueron responsables de 393 millones de Tm de CO2.

"El sector eléctrico es responsable de un cuarto de las emisiones de España debido, en gran parte, a las centrales eléctricas de carbón, las que más CO2 emiten por kwh producido. Para combatir el cambio climático es preciso reemplazarlas por alternativas más limpias, como son las renovables", ha afirmado Mar Asunción, responsable del Programa de Cambio Climático de WWF/Adena.

"No se puede admitir un sector eléctrico donde los más sucios sean los que se hagan más ricos", ha añadido la responsable de la organización, quien ha concluido que "la Unión Europea y los países miembros deben asegurar que sólo aquellos que invierten en una producción limpia obtengan beneficios económicos".