Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La maldición del Gran Hermano

La casa londinense del escritor George Orwell se encuentra hoy rodeada por 32 cámaras de seguridad

El peor sueño del escritor anti-autoritario George Orwell se ha vuelto finalmente realidad. Un Gran Hermano se ha hecho con el poder y vigila nuestras acciones diarias desde la oscuridad, nos controla constantemente. Quizás ha necesitado unos años más de los que teorizó Orwell en su novela 1984, pero al fin ha logrado dar con el control de nuestra libertad. Y este cerebro en la oscuridad no ha dejado fuera de su red la que fue la casa del escritor, en Islington, en el norte de Londres.

Una tupida red de 32 cámaras de seguridad rodea la vivienda del escritor que teorizó un estado policial que controlaba las acciones de todos sus ciudadanos. Así lo publica hoy el sitio web thisislondon.co.uk que ha contabilizado al menos cuatro cámaras que vigilan directamente las inmediaciones de la casa, y otras 28 que registran lo que ocurre en las calles aledañas, en un radio de menos de 200 metros.

Según un estudio citado por el sitio web, Inglaterra cuenta con la impresionante cifra de 4,2 millones de cámaras de seguridad, una por cada 14 personas residentes en el reino. Esta cantidad de 'vigilantes ocultos' hace que un ciudadano sea grabado alrededor de unas 300 veces por día en las ciudades. Una realización hasta demasiado fiel de la pesadilla creada por Orwell en los años cuarenta en un apartamento de la cuarta planta de un edificio de Canonbury Square, en Islington, en el norte de Londres.

El mismo edificio que hoy está rodeado por cámaras de circuito cerrado. Hay dos que vigilan las ventanas de la parte de atrás. También hay en los jardines aledaños, vigilados constantemente por dos cámaras en los semáforos, según la guía del ocio del Evening Standard. Tampoco el pub preferido de Orwell, the Compton Arms, se ha librado de las cámaras. Una registra los movimientos en el aparcamiento reservado a los clientes, por donde podría entrar hoy Orwell, de seguir con vida. Y en un radio de menos de 200 metros de la casa del escritor se han contabilizado otras 28 cámaras. Un entero barrio bajo control.

La táctica del Gran Hermano

La Real Academia de Ingeniería británica (RAE) ha publicado un informe en el que avisa del apabullante número de cámaras de seguridad presentes en el Reino Unido y advierte de cómo esta "técnica de Gran Hermano" podría, con el tiempo, poner vidas en peligro.

El informe recuerda que cualquier sistema de seguridad es "vulnerable de ser violado, sea a través de sobornos a los empelados o gracias a la habilidad de los hackers". Uno de los redactores, el profesor Nigel Gilbert, ha llegado incluso a afirmar que, dado el enorme número de cámaras ya instaladas, se debería prohibir más difusión, hasta que se pruebe su utilidad.

Pero la pesadilla de Orwell podría quedarse en nada, comparada con los escenarios actuales que dibuja el informe. Uno de ellos esboza un futuro donde un estándar para las cámaras de vigilancia las harías accesibles a todos los usuarios, así como su información. No uno, sino diez, cien, mil Grandes Hermanos.