Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo obliga a la administración Bush a regular las emisiones de CO2 generadas por vehículos

El tribunal otorga a la Ley de Aire Limpio la autoridad para regular las emisiones de CO2

El Tribunal Supremo de EE UU ha dictaminado hoy que una agencia gubernamental determinó incorrectamente que carece de la autoridad necesaria para regular las emisiones de gases invernadero que impulsan el calentamiento global. La máxima instancia judicial estadounidense ha señalado que la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) "no ha ofrecido explicaciones suficientes" sobre su negativa a regular el dióxido de carbono y otras emisiones contaminantes generadas por vehículos.

En una decisión que ha contado con cinco votos a favor y cuatro en contra, el Tribunal ha dicho que la Ley de Aire Limpio (Clean Air Act) otorga a la Agencia de Protección Medioambiental el poder para regular las emisiones de dióxido de carbono y otros gases invernadero generados por los vehículos.

La mayoría de la comunidad científica cree que los gases invernadero son los responsables del calentamiento del planeta, que a su vez provoca una subida del nivel de los mares y otros cambios ecológicos adversos.

El debate político sobre el problema del calentamiento global ha cambiado de forma radical desde que el tribunal aceptó revisar el año pasado su primer caso sobre la subida de temperaturas. Desde entonces los demócratas se han hecho con el control del Congreso, con la promesa de prestar mayor atención a los problemas del cambio climático.

Además, un grupo de científicos líderes a nivel mundial señaló en febrero que resulta "muy probable" que el calentamiento global haya sido causado por el hombre y que el fenómeno es tan severo que "continuará durante décadas". A eso se suman los dos Oscar que obtuvo el ex vicepresidente de EE UU Al Gore por su documental Una verdad incómoda, en el que insta a actuar con celeridad para frenar el cambio climático. Destacados líderes empresariales también se han sumado al coro de voces que invitan a actuar contra el calentamiento global.

Las emisiones de dióxido de carbono (C02) se producen cuando se queman combustibles fósiles como el petróleo. Una forma de reducir esas emisiones es utilizar vehículos más eficientes.

El Tribunal Supremo tenía ante sí tres preguntas: ¿Tienen los estados el derecho de demandar a la EPA para cuestionar su decisión? ¿Otorga la Ley de Aire Puro autoridad a la EPA para regular las emisiones de gases invernadero? y ¿Tiene la EPA la discreción de no regular esas emisiones? El Tribunal ha respondido que sí a las dos primeras preguntas. En cuanto a la tercera, ha pedido a la EPA que reconsidere su afirmación de que tiene la discreción de no regular las emisiones.

"La EPA no ha ofrecido una explicación lo suficientemente razonada sobre su negativa a decidir si los gases invernadero causan o contribuyen al calentamiento global", ha explicado el juez John Paul Stevens, encargado de redactar la opinión de la mayoría del tribunal. La demanda ante el Supremo fue presentada por 12 estados y 13 grupos ecologistas frustrados ante la falta de acción de la Casa Blanca en ese frente.