Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Philip Morris no pagará a la viuda de un fumador

La Corte Suprema de EE UU falla a favor de la tabacalera que debía pagar una indemnización millonaria

El Tribunal Supremo de EE UU ha anulado un fallo de una corte estatal según el cual la tabacalera Philip Morris debía pagar 79,5 millones de dólares por la muerte de un fumador. El veredicto es una buena noticia para las tabacaleras que intentan limitar las indemnizaciones que pueden ser concedidas por los tribunales a los fumadores.

El veredicto del Tribunal Supremo, con cinco votos a favor y cuatro en contra, representa una victoria para Philip Morris, que había apelado un fallo del Tribunal Supremo de Oregón según el cual debía pagar una importante indemnización a la viuda de un fumador.

El caso fue llevado a los tribunales por Mayola Williams, cuyo marido Jesse había fallecido de cáncer de pulmón en 1997 después de haber fumado durante 40 años. La señora Williams puso un pleito a la tabacalera por fraude en nombre de su marido y lo ganó en un principio.

En 1999, en una vista ante un tribunal inferior, un jurado que falló a favor de la demandante impuso a Philip Morris el pago de 800.000 dólares en concepto de compensación por los gastos en los que había incurrido la mujer y 79 millones de dólares adicionales como indemnización. Más tarde, bajo la ley del estado, el pago compensatorio se redujo a 521.000 dólares. El mismo tribunal redujo la indemnización a 32 millones de dólares, pero en junio de 2002 el Supremo de Oregón restableció el pago en un total 79,5 millones de dólares.

El fallo representó la mayor adjudicación de compensación e indemnización impuesta por un tribunal de ese estado. Philip Morris pidió que el Tribunal Supremo de EE UU decidiera si el monto de la adjudicación no era, desde el punto de vista constitucional, excesivo. El Tribunal no se pronunció sobre este punto.

Philip Morris alegó, ante el Supremo de Oregón primero y luego ante el Tribunal Supremo de EE UU, que esa adjudicación era "enormemente excesiva". La empresa citó un fallo emitido en 2003 por la máxima corte de EE UU, según el cual las indemnizaciones, en general, no deberían exceder las compensaciones en los casos en los cuales éstas ya son cuantiosas.

El juez Stephen Breyer, del Supremo de EE UU, ha indicado ahora que el fallo del Tribunal Supremo de Oregón debía anularse porque no se informó a los miembros del jurado de que sólo podían castigar a Philip Morris por el daño hecho a la demandante, y no a otros fumadores cuyos casos no estaban en juicio.