Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un telescopio espacial capta la colisión de varios cometas a 700 años luz de la Tierra

El choque se produjo en el centro de una nebulosa que se formó al morir una estrella similar a nuestro Sol

El telescopio espacial Spitzer de la NASA ha captado la colisión de cometas en torno a una estrella muerta a unos 700 años luz de la Tierra, ha informado hoy el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL). La estrella se encuentra en el centro de la nebulosa de Helix y la nube de gas que la rodea le da la apariencia de un ojo gigantesco, ha señalado el citado laboratorio en un estudio que será publicado el mes próximo por la revista Astrophysical Journal Letters.

"Nos sorprendió ver tanto polvo alrededor de esta estrella. Debe provenir de cometas que han sobrevivido a la muerte de su sol", ha indicado Kate Su, astrónoma de la Universidad de Arizona y autora del informe. La nebulosa de Helix, en la constelación de Acuario, se formó al morir una estrella similar a nuestro Sol que se desprendió de sus capas exteriores.

La radiación de esa estrella muerta, también llamada "enana blanca", calienta el material expulsado, causando una fosforescencia captada por el telescopio infrarrojo del observatorio Spitzer. Según los científicos, el polvo de la nebulosa es causado por la colisión de cometas en los límites externos del sistema, como consecuencia de la alteración de sus órbitas producidas por la muerte de la estrella.