Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno italiano aprueba una ley sobre parejas de hecho

El proyecto de ley tiene como objetivo tutelar los sujetos más débiles tanto de parejas heterosexuales como homosexuales

El Gobierno italiano ha superado hoy sus diferencias y ha aprobado un proyecto de ley que regula "los deberes y derechos de las personas que tienen una convivencia estable", aunque con la ausencia en la reunión del Consejo de Ministros del titular de Justicia, Clemente Mastella, del partido democristiano Udeur.

El proyecto hace referencia a las personas mayores de edad, también homosexuales, que "conviven con un vínculo afectivo", así lo ha explicado en rueda de prensa la ministra italiana para la Igualdad de Oportunidades, Barbara Pollastrini.

La titular de Familia, Rosy Bindi, dijo que el reconocimiento de "derechos y deberes para personas que conviven de manera estable" no supone "una equiparación con la familia", ni crea "matrimonios de serie B, ni un pequeño Pacs" (pactos civiles de solidaridad, contemplados en la ley francesa).

Entre los derechos reconocidos, "el primero es el de la tutela de la parte más débil de la pareja, cuando después de tres años (de convivencia) se rompe la relación afectiva", indicó Pollastrini.

Algunos derechos, como la compañía durante la hospitalización o las visitas en la cárcel, serán inmediatos una vez aprobada la ley en el Parlamento, mientras para los económicos y patrimoniales habrá que esperar entre tres y nueve años de convivencia, precisó el ministro de Interior, Giuliano Amato.

El proyecto de ley no incluye a los menores, con lo que no se modificarán las actuales normas para los hijos ni las leyes sobre adopción, indicó.

Esta iniciativa, que ahora debe ser discutida en el Parlamento, prevé tres años de convivencia para poder tener derecho a la asistencia sanitaria, la sucesión en los contratos de alquiler o la reagrupación en el caso de traslado por motivos de trabajo.

A los nueve años de convivencia estable cualquiera de los miembros de la pareja podrá acceder a los derechos de sucesión, mientras que para las pensiones el proyecto de ley se refiere a una futura reforma de las normas al respecto.

La ministra para la Igualdad de Oportunidades afirmó que se trata de un proyecto "serio, equilibrado y sensato", aunque como todas las leyes "es mejorable", por lo que se entregará al Parlamento "con gran apertura y disponibilidad hacia propuestas que lo mejoren".

La coalición de centroizquierda La Unión (en el Gobierno), que aglutina desde partidos de la izquierda más progresista hasta democristianos y centristas, ha mostrado fisuras en el proceso para aprobar el actual proyecto de ley.

Una de las oposiciones más fuertes llega del Udeur, crítico con el reconocimiento de los derechos de las parejas de hecho y que no quería que el Ejecutivo regulase esta cuestión, sino que lo dejase al debate parlamentario.

De hecho, el titular de Justicia, Clemente Mastella, no participó en la reunión del Consejo de Ministros y en una nota indicó que su posición sobre las parejas de hecho "es muy clara y siempre lo ha sido". Sin embargo, precisó posteriormente que su actitud "no significa un desafío" al primer ministro italiano, Romano Prodi, y confirmó "su confianza en el Gobierno".

Desde la oposición conservadora se criticó la iniciativa del Ejecutivo, que considera un ataque a la familia, y esperó que no prospere en el proceso parlamentario.

Así, para Forza Italia, partido del ex primer ministro Silvio Berlusconi, se trata de una "ley inútil, superflua y equivocada", según Maurizio Lupi, quien confió en que "el Parlamento tenga el valor de rechazar esta chapuza".