Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las autoridades italianas inspeccionan 321 hospitales en busca de irregularidades

L’Expresso denuncia que en un centro de Roma las infecciones, las ratas y los robos están a la orden del día

Ojos robados de cuerpos de personas fallecidas, ratas por los pasillos, cañerías en descomposición, riesgo de infecciones? El hospital Umberto I de Roma se ha hecho famoso en Italia como "el policlínico de los horrores", un lugar en el que hasta los muertos tienen escolta porque si no les roban los ojos, según ha denunciado hoy el semanario L'Expresso. Las autoridades han inspeccionado 321 hospitales como medida en busca de irregularidades.

La denuncia se encuentra en la segunda entrega de un reportaje aparecido ya la semana pasada y que ha disparado las alarmas en Italia acerca del deterioro la sanidad pública y hospitales. Por ese motivo, no ha extrañado en el país que, tras la denuncia de L'Expresso la semana pasada, la ministra de Sanidad, Livia Turco, lanzara una inspección sobre todos los centros médicos y no sólo sobre el Umberto I. En la entrega de hoy, el reportaje narra cómo cuando una persona muere en la citada clínica, un vigilante armado se coloca a su lado por orden de la dirección del hospital para evitar que le roben las córneas de los ojos.

La decisión fue tomada hace un año después de que la fiscalía indicase al hospital que existía ese riesgo, según ha explicado el director del hospital, Ubaldo Montaguti, quien no ha confirmado el robo de las córneas de los cadáveres, aunque sí el de bienes y ropa de los difuntos.

Suciedad, infecciones y falta de seguridad

En una entrevista publicada por L'Espresso, Montaguti conjetura que el robo de córneas estuviera destinado al mercado negro para trasplantes clandestinos, quizá fuera de Italia. Lo que sí reconoce de forma clara es el grave grado de deterioro del hospital, uno de los más grandes de Europa: la suciedad, la falta de seguridad y el riesgo de infecciones. Para Montaguti el hecho más grave es, precisamente, ese riesgo de infecciones por la degradada instalación de las cañerías, que hace que "los excrementos humanos salgan por las paredes".

El director del hospital, que asumió el cargo en agosto de 2005, afirma que esa situación se debe a una falta de fondos y afirma que nunca ha llegado al centro la parte que le correspondía de los trescientos millones de euros prometidos en los últimos cinco años para el mantenimiento de la red hospitalaria.

La situación de los hospitales es una cuestión que está en boca de los italianos que denuncian a menudo hasta la presencia de gatos en los pasillos. En estos días y tras la denuncia de L'Espresso, los periódicos han mostrado otros ejemplos del deterioro como fotografías del personal sanitario que va a los bares con los mismos zuecos que usan en los centros médicos.

De hecho, tras una inspección en 25 hospitales de Sicilia, el diputado Franco Piro ha explicado que la investigación sólo "ha confirmado cuanto ya se sabía". Tras la orden del Ministerio de Sanidad, las autoridades han inspeccionado 321 hospitales, aunque aseguran que la situación no es tan grave como parece, ya que sólo el 17,4% de las clínicas controladas han presentado irregularidades suficientes para denunciarlas ante la Justicia.