Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El análisis génetico de la saliva permite la elaboración de dietas personalizadas

Una empresa granadina elabora dietas y programas para combatir y frenar el envejecimiento a partir del ADN presente en la saliva

Una empresa pionera en evaluación genética elabora dietas personalizadas y programas para combatir y frenar el envejecimiento mediante el análisis del ADN contenido en la saliva, a partir del cual recomiendan determinadas "pautas de vida" relacionadas con la nutrición y el ejercicio. Vitagenes, entidad instalada en el Centro Europeo de Empresas e Innovación BIC Granada, ubicado en el Parque Tecnológico Ciencias de la Salud (PTS), pretende que la investigación genética y sus avances puedan trasladarse de forma "tangible y directa" a la sociedad, según uno de sus fundadores, José Luis Mesa.

Esta empresa, que prevé comenzar su actividad económica el próximo mes de enero, comercializará un kit que contiene un colector donde el cliente tiene que depositar una pequeña cantidad de saliva que, posteriormente, se remite al laboratorio para su análisis. "Pensamos en la saliva porque es la forma menos invasiva de obtener una muestra de ADN; a muchas personas les atemorizan las extracciones sanguíneas", argumentó Mesa, que explicó que, una vez que se cierra el colector, se mezcla con un solución conservadora que permite la correcta distribución de la información genética.

Cuando la muestra salival llega al laboratorio, se codifica, comienza el análisis y, en el plazo de tres o cuatro días, se obtienen los resultados genéticos en función de los cuales estos profesionales aconsejan al cliente diferentes comportamientos que permitan "optimizar" su calidad de vida. "Nos basamos en las investigaciones y experimentos científicos más actuales y que han sido probados y replicados por universidades de prestigio", aseguró este doctor por la Facultad de Medicina de Granada, que añadió que, de acuerdo con los resultados, se establece una guía adecuada para cada cliente.

En la misma, se informa al paciente de cuáles son los alimentos más o menos recomendables de acuerdo a su contenido en carbohidratos, lípidos, antioxidantes, complejos vitamínicos o ácido fólico, dependiendo de la carga genética estudiada. Y es que también a través del ADN se pueden conocer los genes involucrados en el peso corporal, de ahí que pueda saberse si un paciente va a adelgazar más o menos dependiendo del tipo de alimentos que consume y los ejercicios que desarrolla. Aunque estos análisis supondrán al usuario un desembolso de en torno a los 250 euros, con todos los trámites incluidos, Mesa aseguró que se trata de "una inversión para toda la vida" puesto que "los genes no cambian".

Métodos antienvejecimiento

Por el momento, Vitagenes pretende poner en el mercado tres paquetes denominados "Wellness", "Antiaging" y "Fitness", que prevé comercializar a través de complejos deportivos y clínicas nutricionales, con los que no sólo se centrarán en el control del peso corporal. También medirán genes relacionados con la reparación del ADN, lo que posibilitará "frenar al máximo" el envejecimiento, u otros genes que miden el colágeno, que se relaciona de forma directa con la calidad de la piel.

Pese a que Mesa asegura que no se trata de un "producto mágico, ni la panacea", puesto que no aspiran a "vender falsas expectativas", sostiene que la genética puede tener múltiples aplicaciones en el ámbito del bienestar, la belleza y la calidad de vida, e incluso puede analizarse la predisposición a padecer estrés.

Otros aspectos relacionados con la genética han creado numerosos debates en diferentes países del mundo, aunque este investigador mantiene que, en este caso, "lo no ético" sería no poder aplicar estos análisis a la mejora práctica de la calidad de vida. "No estamos en contra de los dietistas tradicionales, somos su complemento. Ellos se limitan a hacer un estudio externo o físico que nosotros podríamos afinar si se añadiera uno genético", concluyó.