Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una comida estratosférica

La Agencia Europea del Espacio encarga un menú a un grupo de reconocidos chefs capitaneados por el prestigioso Alain Ducasse. El astronauta que lo ha probado en la ISS dice que es "absolutamente delicioso"

Codornices, pez espada y pato son algunas de las delicias empleadas por un grupo de reconocidos chefs franceses, capitaneados por el prestigioso Alain Ducasse, para realizar un menú apto para consumir en en el espacio. La Agencia Europea les ha encargado que experimenten con la alta cocina francesa para sustituir a las tradicionales tabletas de comida deshidratada y el astronauta que la ha probado dice que el resultado es "absolutamente delicioso".

No ha debido de ser fácil, pues la escuela del cocinero, el único en el mundo que tiene 14 estrellas Michelin, debía enfrentarse a algunas restricciones; como que la comida pueda ser enlatada y recalentada, que no tenga ningún tipo de bacterias y que lleve la mínima cantidad de humedad, para impedir la producción de burbujas de líquido, según cuenta el diario británico The Times.

El equipo de Ducasse confeccionó un menú de tres platos a base de perdices al vino de Madeira, zanahorias de arena con naranja y coriandro, y pastel de sémola con orejones. La comida fue transportada a la estación espacial por una nave rusa en octubre pasado y probada por el astronauta la semana pasada, como parte de un experimento de la agencia para mejorar la alimentación de los astronautas. La agencia cree que este factor empeora el rendimiento de los profesionales y son conocidas las primeras palabras del astronauta más famoso de Francia, Jean-Loup Chrétien, al volver de una misión de seis meses en el espacio: "Dios, la comida era horrible".

Ésta vez, en cambio, no ha sido así. "Estaba absolutamente deliciosa", dijo el astronauta alemán Thomas Reiter, al comer los platos preparados por uno de los cocineros más famosos del mundo. Acostumbrado a una dieta diaria de sopa de pollo rehidratado durante sus siete meses de misión en la ISS y feliz por probar el experimento, declaró: “Era un nuevo sabor”.

Pero los astronautas no deberán acostumbrarse a los lujos. Según cuenta The Times, la Agencia Europea del Espacio ha dicho que sólo podrán disfrutar de esta comida de tres tenedores en ocasiones especiales, como celebrar el final de una misión.