Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU aprueba un tribunal internacional para que juzque los asesinatos de altos cargos en Líbano

Pierre Gemayel, ministro de Industria, ha sido tiroteado cuando viajaba en coche por la capital libanesa

El Consejo de Seguridad de la ONU ha aprobado esta noche la creación de un tribunal especial en el Líbano para que juzgue a los sospechosos de la muerte del ex primer ministro libanés Rafic Hariri y otros asesinatos de políticos cometidos en el país. La medida llega después de que la comunidad internacional haya condenado el asesinato del ministro de Industria, Pierre Gemayel, y mano derecha del primer ministro.

En una reunión, los quince miembros del Consejo de Seguridad han dado el visto bueno al establecimiento de este órgano judicial, que deberá enjuiciar a los implicados en la muerte de Hariri y de otros atentados perpetrados en el Líbano desde octubre de 2004. Los miembros del Consejo han acordado el texto de una carta que han enviado al secretario general de la ONU, Kofi Annan, que aprueba el plan que propuso para el establecimiento de este tribunal y que fue aceptado por el Gobierno libanés. Tras la aprobación en el Consejo de Seguridad, será el Gobierno libanés, de acuerdo con sus leyes, el que decidirá la formación de este tribunal especial.

Un nuevo atentado

El ministro libanés de Industria, Pierre Gemayel, ha muerto en un atentado perpetrado este mediodía en Beirut. Varios hombres armados han abierto fuego contra el coche en el que viajaba Gemayael, en el barrio cristiano de Sin el-Fil, causándole heridas de extrema gravedad. En el traslado al hospital ha muerto, según fuentes de seguridad libanesa citadas por la agencia Reuters.

Gemayel, cristiano maronita, lideraba las Falanges Libanesas y forma parte de la mayoría gubernamental anti-siria. El ministro de Industria era hijo del ex presidente Amin Gemayel, que gobernó el país entre 1982 y 1988. Además era uno de los principales apoyos del primer ministro Fuad Siniora, y el atentado es el quinto comentido en los últimos meses contra distintas personalidades políticas y mediáticas en el país.

En el ataque han resultado heridas tres personas, el conductor del coche, un transeúnte y una tercera persona de identidad desconocida. La televisión libanesa ha mostrado imágenes del vehículo atacado, en el que la ventanilla del chófer aparecía acribillada a balazos, mientras que se veían manchas de sangre en los asientos. Nada más perpetrarse el crimen, soldados libaneses se han desplegado por las calles de Beirut para evitar desbordamientos de la cólera popular.

Clima de indignación

El despliegue militar no ha impedido que la multitud se agolpara a las puertas del hospital donde ingresó cadáver el ministro asesinado. Las televisiones libanesas han mostrado un gentío que se agolpaba en las puertas del centro hospitalario para intentar ver el cadáver, entre escenas de cólera e indignación. Entre los que visitaron el hospital ha estado el embajador de EE UU en el Líbano, Jeffrey Feltman. En la región del Meten, de donde era originario el asesinado, los comercios han cerrado y algunos testigos aseguran que hay manifestantes en las calles que han quemado neumáticos en protesta por lo sucedido.

"Hace una hora han disparado contra Pierre Gemayel: quieren asesinar a todo hombre libre. Este asesinato se produce en el marco de la serie de asesinatos que han ensangrentado al Líbano", ha clamado Saad Hariri, líder de la mayoría parlamentaria e hijo del también asesinado ex primer ministro Rafik Hariri. Horas después el diputado para los asuntos del Parlamento, el también anti sirio Michel Pharaon, ha salido ileso de un atentado perpetrado por un grupo de desconocidos que disparó contra el parlamentario desde un vehículo cuando transitaba por el barrio de Achrafie, en el centro de Beirut, según su oficina de prensa.

El grupo chií Hezbola, en las antípodas políticas de lo que representaba Pierre Gemayel, también ha condenado el atentado y ha pedido "que no se acuse precipitadamente a otra parte o a otro país" por el atentado, en palabras del jeque Hasán Fadalah, parlamentario de Hizbulá, en declaraciones a la cadena Al Arabiya. El pro sirio Suleiman Franyie, ex ministro, ha acusado por su parte al gobierno de Fuad Siniora, que desde hace una semana ha sido abandonado por seis ministros pro sirios (cinco chiíes y uno aliado del presidente Emile Lahud). "Este asesinato solo beneficia a la mayoría parlamentaria", ha dicho este político.

El asesinato de Gemayel se produce en momentos en que las fuerzas políticas pro y anti sirias se encuentran más divididas que nunca. Los pro sirios, encabezados por Hizbulá, habían anunciado manifestaciones en los próximos días en protesta por el bloqueo de las negociaciones por un gobierno de unión nacional.

Un antes y un después

El más grave de los ataques se perpetró el 14 de febrero de 2005 contra el ex primer ministro Rafik Hariri, un suceso que conmocionó la ya de por entonces dividida sociedad libanesa. El coche en el que viajaba Hariri saltó por los aires en Beirut, matando a 23 personas. Entre los sospechosos se apuntó hacia varios funcionarios sirios de seguridad, incluidos el hermano y un cuñado del presidente Bashar al Assad, y a miembros del espionaje libanés. La ONU investigó, Damasco reiteró que no estaba al tanto de los planes para asesinar a Hariri y el Consejo de Seguridad decidió, por unanimidad, exigir la total cooperación de Siria en la investigación. El escándalo internacional por el asesinato desembocó en la retirada de Siria del Líbano en abril de 2005, después de 29 años de ocupación militar. El Gobierno de Fuad Siniora aprobó el pasado día 14 la petición de la ONU para formar un tribunal internacional que juzgue el magnicidio de Hariri.Un paso más en el acoso de EE UU sobre el Gobierno sirio de Damasco, al que culpa del asesinato, y al que se oponen Hezbolá y Amal, aliados de Damasco cuyos cinco ministros dimitieron hace varios días.