Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Agencia Espacial Europea interrumpe el lanzamiento del Metop-A

La puesta en órbita del nuevo satélite meteorológico se ha retrasado ya en dos ocasiones

Ilustración del satélite  Metop-A  en órbita polar de la Tierra.
Ilustración del satélite Metop-A en órbita polar de la Tierra. ESA

La Agencia Espacial Europea (ESA) ha interrumpido hoy el lanzamiento de su primer satélite de órbita polar, el Metop-A, un segundo antes de la hora prevista inicialmente, las 16.28 horas GMT (18.28, hora peninsular española).

Después de tres aplazamientos desde mediados de julio, la ESA se disponía hoy a llevar a cabo el lanzamiento de Metop-A, el primer aparato de la nueva generación de satélites meteorológicos europeos sobre un cohete Soyuz/ST desde el cosmódromo de Baikonur (Kazajistán). La agencia espacial no ha confirmado cuándo prevé intentar de nuevo el lanzamiento, ni si tendrá la posibilidad de hacerlo mañana.

La nueva serie Metop-A está compuesta de tres satélites, que darán vueltas a la Tierra desde una órbita polar, es decir, que pasarán por los polos terrestres, a una distancia de 837 kilómetros, según informaciones de Eumetsat. Así, estará mucho más cerca de la Tierra que la segunda generación de satélites meteorológicos, los Meteosat, que se encuentran en una órbita geoestacionaria, prácticamente inmóviles a 36.000 kilómetros de altura sobre el punto de intersección del Ecuador y del meridiano de Greenwich.

Por ello, esta nueva generación de satélites obtendrá datos con una resolución mayor y completará las zonas que no cubren los Meteosat y las informaciones que proporciona la Administración Nacional Atmosférica y Oceánica estadounidense (NOAA).

Creada conjuntamente por la Organización Europea para la Explotación de Satélites Meteorológicos (Eumetsat) y la Agencia Espacial Europea, la nueva serie de satélites perfeccionará las previsiones del clima y el tiempo.

El lanzamiento ha sido aplazado en dos ocasiones desde el pasado julio, la última vez, a finales de septiembre, debido al pequeño impacto que sufrió la parte superior del lanzador cuando era colocado en el tren para su transporte a la lanzadera.