Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso aprueba una nueva Ley del Medicamento que permite la venta de fármacos por Internet

La nueva normativa, que sustituye a otra de 1990, busca reducir la factura farmacéutica

El Congreso de los Diputados ha aprobado esta tarde, en su último pleno antes del verano, la Ley de Garantías y Uso Racional de Medicamentos y Productos Sanitarios, que busca reducir la factura farmacéutica, impulsar un uso racional y seguro de los fármacos y que fija un nuevo sistema de aportación financiera de la industria a la investigación pública en biomedicina. Finalmente, se permite la venta de fármacos sin receta a través de Internet, aunque deban ser dispensados por farmacéuticos. Además, se impide a los enfermeros y podólogos la posibilidad de "autorizar" e intervenir en la prescripción de los medicamentos.

La puesta en marcha de esta norma, que sustituye a la de 1990, supondrá un ahorro de más de 1.000 millones de euros en tres años, según ha estimado de la ministra de Sanidad, Elena Salgado, al término de la votación, en la que el PP se ha quedado prácticamente solo con sus enmiendas. Según un estudio de la OCDE del 2005, este gasto representó en España el 1,7% del PIB. La mayor seguridad que proporcionará esta ley a los pacientes ha sido uno de los objetivos más destacados por Salgado de esta norma, que entre otros, obliga a que se hagan públicos todos los resultados de los ensayos clínicos y a comunicar efectos adversos. Atajar los problemas derivados del mal uso de los medicamentos -el 33% de las urgencias- es otro de los fines del texto que pretende, asimismo, potenciar los genéricos, que hoy sólo representan un 6% del total del gasto.

En cuanto a la aportación de la industria a la investigación, será de 1,5% si la facturación del laboratorio no supera los tres millones de euros cuatrimestralmente y de un 2% cuando sea superior. Con el fin de asegurar la calidad y seguridad en la prestación pública de los fármacos, el proyecto prohíbe de forma expresa la venta a través de Internet de fármacos que necesiten receta, pero deja a un posterior desarrollo de la norma la regulación de la venta on line de aquellos medicamentos que no la precisen. Entre las enmiendas más polémicas aprobadas en el Senado y tumbadas hoy en la Cámara Baja está la prescripción de fármacos por parte del personal de enfermería, facultad que finalmente no se autoriza y que continúa como estaba: circunscrita a los médicos. Sólo PNV, ERC, BNG y IU han apoyado esta prescripción por parte del personal de enfermería.

Seis meses de debates

La postura adoptada por CIU, de abstención, ayudó a rechazar esta enmienda del Senado, pero su diputado Jordi Xuclá ha anunciado la presentación de una iniciativa parlamentaria para "encontrar una salida" al asunto porque su grupo opina que podría permitirse para casos de enfermedades crónicas o situaciones de dependencia y bajo supervisión medica. CiU ha coincidido con CC y el PSOE en su críticas al trabajo realizado en el Senado, al considerar que la Cámara Alta había devuelto al Congreso un texto ininteligible y contradictorio. En palabras de la portavoz de sanidad del grupo socialista, Isabel Pozuelo, el texto del Senado es "incoherente, inviable" y hubiera abierto un horizonte "desolador".

Para Rosa Bonás, de ERC, que también se ha opuesto a la gran mayoría de las enmiendas aprobadas en el Senado, la norma aprobada hoy es tan trascendente como compleja por los equilibrios entre tantos intereses. Margarita Uría (PNV) ha mostrado su "profunda decepción" porque no se habían aceptado ninguna de sus enmiendas de carácter competencial y también porque el debate ha coincidido con el anuncio "más importante" de su vida en esta Cámara, el del inicio del diálogo con ETA. Julio Sánchez Fierro, del PP, ha criticado la poca capacidad de negociación y diálogo de los socialistas y del Gobierno. Su grupo ha optado finalmente por abstenerse en la votación de la enmienda de prescripción enfermera, enmienda que sí apoyó en el Senado.

La ley, que requerirá de mucho desarrollo reglamentario, al menos 14 reglamentos deberán redactarse en torno a sus artículos, ha sido objeto en estos seis meses de un trámite parlamentario denso y complejo, con una enmienda a la totalidad incluida, por parte del grupo popular. Las otras dos, de CIU y ERC, no se llegaron a ver porque se alcanzó un pacto con los socialistas en virtud del cual se rebajó en dos puntos la tasa de aportación de la industria farmacéutica a la investigación y se eliminó el termino "nunca" del artículo que establecía que los farmacéuticos nunca dispensarán fármacos si el paciente no presenta la receta médica pertinente. La redacción actual de este último punto dice que los farmacéuticos dispensarán fármacos con receta médica de por medio.