Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Angola sufre "la peor epidemia de cólera" de su historia con más de 1.300 muertes desde febrero

Según Médicos Sin Fronteras, el Gobierno tiene recursos pero su reacción ha sido muy lenta

Más de 1.300 personas han muerto en Angola por un brote de cólera que se arrastra desde febrero pasado y que es debido en gran medida a la falta de agua potable en Luanda, la capital, según ha informado este miércoles la organización no gubernamental Médicos Sin Fronteras (MSF). "Nunca había visto nada parecido a esto", ha afirmado en Johannesburgo David Weatherill, director de Agua y Alcantarillado de la citada organización, que es la que más de cerca está siguiendo el brote de cólera de Angola.

El primer caso fue descubierto el 13 de febrero en el barrio de chabolas de Boa Vista, en Luanda, y desde entonces la enfermedad ha afectado a 35.000 personas. El cólera se ha extendido en 11 de las 18 provincias de Angola, y afecta especialmente a Luanda, una ciudad construida por Portugal para albergar a cerca de 400.000 personas y que ahora tiene más de diez veces esa población, con escasa infraestructura.

Recursos suficientes

Weatherill y Richard Veerman, el jefe de la misión de MSF en Angola, han ofrecido este miércoles una rueda de prensa en Johannesburgo para alertar sobre la urgente necesidad de recursos que tiene Angola para hacer frente al brote del cólera y, a medio plazo, para extender el acceso de agua potable a la población. Veerman ha declarado durante el evento que "hace un mes que se ha hecho evidente que Angola atraviesa la peor epidemia de cólera que el país ha conocido".

"El Gobierno tiene recursos suficientes, tiene el dinero, pero la reacción ha sido muy lenta", ha afirmado Veerman, que ha añadido que "es una sorpresa que esto no haya pasado antes".

De los 4,5 millones de habitantes que tiene Luanda, sólo una tercera parte tiene acceso a la red de agua potable. El resto depende de un sistema de suministro de agua de río que raramente respeta las normas de potabilización y que se realiza a través de camiones cisterna.

Sistema ineficaz

Según Weatherill, se trata de "un negocio con grandes beneficios, que además representa un sistema ineficaz", ya que MSF calcula que cada habitante de Luanda paga a estos camiones cerca de medio dólar por cada litro de agua. Si se considera una familia media de cuatro miembros y un consumo estándar de veinte litros diarios, el precio que se paga equivale a los ingresos que tienen muchos habitantes de Angola, un país con el 70% de su población bajo la línea de pobreza.

MSF, que mantiene en Angola un equipo de 70 expertos extranjeros y un millar de empleados locales, se encarga de asistir a la mayoría de los enfermos que se han registrado por esta epidemia, tanto en Luanda como en el interior del país.

Aunque Angola lleva viviendo muchos años con brotes de cólera, éste es el mayor que registra el país, con unos 1.300 muertos hasta ahora, y sólo 31 en las últimas 24 horas, según los datos oficiales recogidos por MSF. "Esos son los datos oficiales, pero pensamos que los muertos pueden ser dos veces más, porque hay mucha gente que está muriendo en sus casas", ha indicado Veerman.