Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El volcán Merapi entra en erupción

Una decena de aldeas situadas a menos de 8 kilómetros del cráter han quedado sepultadas bajo una lluvia de cenizas

El volcán Merapi, en el centro de la isla indonesia de Java, ha entrado en erupción tras expulsar grandes nubes ardientes de gases tóxicos y cenizas hasta cuatro kilómetros del cráter. Una decena de aldeas situadas a menos de 8 kilómetros del cráter han quedado sepultadas bajo una lluvia de cenizas que ha cubierto con una espesa capa blanca los tejados de las casas, árboles y campos de la zona.

El volcán, de 2.911 metros de altitud, ha estado en "alerta máxima" desde el sábado y las autoridades locales han obligado a la evacuación de todas las aldeas en un radio de 4,5 kilómetros del cráter y de aquellas cercanas a ríos por los que pudiera avanzar la lava. El cono volcánico del Merapi ha crecido casi cien metros en el pasado mes y los vulcanólogos creen que se desplomará de un momento a otro, arrasando la ladera suroeste de la montaña, donde ya ha avanzado cerca de 2.000 metros.

A pesar del riesgo creciente, algunos habitantes locales se muestran todavía muy reticentes a abandonar el volcán, al que consideran sagrado. "El volcán está muy enfadado, tenemos que llevarle ofrendas para calmarlo", ha dicho una de las mujeres entrevistadas por la cadena televisiva Metro TV. Aunque Indonesia es un país de mayoría musulmana, gran parte de los habitantes de las faldas del Merapi conservan creencias animistas y es frecuente que tiren al cráter ofrendas en forma de arroz o animales para calmar la furia del volcán.

Opinión de los expertos

Según el director del Centro de Investigación y Tecnología Vulcanológica, Subiandro, los flujos piroclásticos (una mezcla de gases, polvo y fragmentos de piedras incandescentes) emitidos por el volcán han superado la temperatura de mil grados centígrados y han afectado sobre todo la ladera occidental del volcán. Estas nubes tóxicas son conocidas localmente como wedhus gembel u ovejas peludas, por su peculiar forma de bola de lana. Pueden alcanzar velocidades de hasta cien kilómetros por hora cuando se abalanzan montaña abajo, y en la erupción de 1994 quemaron mortalmente a más de cincuenta personas.

Según Subiandro, la explosión más fuerte registrada hasta el momento ha tenido lugar a las 08.40 hora local, pero otras de menor potencia se han repetido "cada pocos minutos". "El Merapi ya ha explotado" y "la erupción puede ser gradual, no repentina", ha explicado el director del Centro de Investigación y Tecnología Vulcanológica.