Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los obispos niegan el "carácter de una verdadera ley" a la regulación del matrimonio homosexual

La Conferencia Episcopal publica un nuevo documento en el que piden a los católicos que reivindiquen "el derecho a la objeción de conciencia"

La Conferencia Episcopal Española ha publicado hoy una nota en la que llaman a los católicos a ejercer la objeción de conciencia ante el matrimonio homosexual porque su regulación "carecería propiamente del carácter de una verdadera ley, puesto que se hallaría en contradicción con la recta razón y con la norma moral".

"En la legislación española el matrimonio dejaría de ser la indisoluble unión de vida y de amor de un hombre y de una mujer, abierta a la procreación, para convertirse en un contrato sin referencia alguna a la diferencia de sexos e incapaz, por tanto, de prestar a la sociedad el incomparable servicio de dar cauce a la complementariedad conyugal y de procrear y educar a los hijos", señalan los obispos en su comunicado.

También rechazan la argumentación del Gobierno de que la reforma no resta derechos a ningún ciudadano, sino que sólo los reconoce a personas que disponían de ellos: "No es verdad que esta normativa amplíe ningún derecho, porque la unión de personas del mismo sexo no puede ser matrimonio. Lo que se hace es corromper la institución del matrimonio. Esa unión es en realidad una falsificación legal del matrimonio, tan dañina para el bien común, como lo es la moneda falsa para la economía de un país".

Oposición "clara e incisiva"

En la nota se hace un nuevo llamamiento a que los parlamentarios católicos voten en contra del proyecto de ley en su actual paso por el Senado y en su probable devolución al Congreso: "Recordamos que los católicos, como todas las personas de recta formación moral, no pueden mostrarse indecisos ni complacientes con esta normativa, sino que han de oponerse a ella de forma clara e incisiva. En concreto, no podrán votar a favor de esta norma y, en la aplicación de una ley que no tiene fuerza de obligar moralmente a nadie, cada cual podrá reivindicar el derecho a la objeción de conciencia. El ordenamiento democrático deberá respetar este derecho fundamental de la libertad de conciencia y garantizar su ejercicio."

Poco después de hacerse público el comunicado, la presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas Gays y Transexuales (FELGT), Beatriz Gimeno, lo ha calificado de "una descalificación grave de la democracia y la soberanía popular". Gimeno ha asegurado que la los obispos "se encuentran en una escalada que no lleva a ningún sitio, salvo a la descalificación y eslegitimización del sistema democrático".