Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el hombre que asesinó ayer a su compañera sentimental en Huelva

Edel Cedeño Mora, cubano de 27 años, acuchilló a su pareja y se prendió fuego

Edel Cedeño Mora, cubano de 27 años, falleció esta madrugada en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, en el que estaba ingresado por las quemaduras que sufrió tras asesinar a su compañera sentimental en Huelva y prender fuego al vehículo en el que cometió el crimen. El agresor tenía quemaduras en el 90% del cuerpo.

Los hechos ocurrieron en torno a las 22.20 horas del jueves cuando Edel Cedeño Mora, con antecedentes penales y de malos tratos, acuchilló en un descampado y en el interior de un coche a su compañera, aunque no consiguió matarla. Después, el hombre se prendió fuego fuera del coche, aunque las llamas llegaron al vehículo y quemaron las piernas de la mujer.

Los hechos fueron presenciados por un indigente que se encontraba en la zona, quien alertó a unos taxistas que a su vez avisaron a la policía. Cuando llegaron a la zona los servicios de auxilio, la mujer se encontraba con vida en el interior del coche, que era de su propiedad, aunque murió al instante sin que nada pudiese hacer por salvarla.

Al conocer la noticia, la abuela de la víctima sufrió un infarto mortal. Las dos serán enterradas hoy.

Antiguo boxeador

La coordinadora de Miriadas en Huelva, Alicia Narciso, explicó que la anterior pareja del agresor, que era boxeador, les había avisado desde Barcelona del riesgo que corría la mujer con la que ahora estaba manteniendo desde mayo una relación sentimental. Narciso aseguró que tanto la policía como los responsables de inmigración de Barcelona conocían las características de este individuo, que no tenía la documentación en regla para estar en España por lo que considera que "esta muerte se podía haber evitado".

La responsable de Miriadas explicó que hace un mes se había puesto María Teresa en contacto con ella ante el maltrato psicológico y físico que venía padeciendo de su pareja, con el que nunca convivió, y ante el miedo de que pudiera ocurrir algo, ya que se trataba de una persona violenta. La fallecida no quiso presentar ninguna denuncia, ya que quería solucionar este problema y separarse de él "de forma civilizada, pero la ha matado".