Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Estación Espacial Internacional recibe nueva tripulación

Los rusos Sharípov y Sharguín y el estadounidense Chiao se incorporan a la misión

La Estación Espacial Internacional (ISS) ha dado hoy la bienvenida a sus nuevos tripulantes, el ruso Salizhán Sharípov y el estadounidense Leroy Chiao, que trabajarán en ella durante el próximo medio año. Junto con ellos, a bordo de la nave rusa Soyuz TMA-5, ha llegado a la ISS el coronel de aviación Yuri Sharguín, cosmonauta de las Fuerzas Espaciales de Rusia, que se encargará de una misión estrictamente militar de cuyo contenido no se ha informado.

La nave se ha acoplabado a la ISS en el momento previsto y poco más de dos horas después sus tripulantes han abierto las escotillas y han pasado al interior de la estación, donde han sido recibidos por la expedición saliente, integrada por el ruso Guennadi Pádalka y el estadounidense Michael Fincke.

Acoplamiento manual

El acto de bienvenida ha sido el habitual, con la entrega de pan y sal, de acuerdo con la tradición rusa, que ya en tiempos de la estación orbital soviética Mir se extendió al espacio. Un ligero percance ha ensombrecido la casi perfecta operación: el acoplamiento ha tendio que realizarse en régimen manual, previsto para casos de fallo del sistema automático.

Los expertos rusos aseguran que todos los sistemas de la nave, cuyo lanzamiento se retrasó en dos ocasiones por desperfectos en el sistema de enganche, funcionan perfectamente y la decisión se debe al exceso de velocidad con la que la Soyuz se aproximaba al nudo de amarre Pirs, situado en el módulo ruso Zvezda de la ISS.

"La decisión de efectuar el acoplamiento de forma manual no se debe, en absoluto, a fallo alguno en los sistemas de la nave", ha dicho Vládímir Soloviov, jefe de control terrestre del segmento ruso de la ISS.

Seis meses de trabajo científico

Durante ocho jornadas, lo que durará el relevo de las tripulaciones de la ISS, los cinco cosmonautas convivirán en la estación y Sharguín, además de ayudar en las operaciones de carga de la nave de regreso, se ocupará de su misión secreta. Luego regresará a la Tierra junto a Pádalka y Fincke el 20 de octubre a bordo de la Soyuz TMA-4, actualmente enganchada al ingenio espacial. En la estación quedarán Sharípov y Chiao, que deberán pasar en ella medio año, plazo habitual de las misiones permanentes.

Su agenda cuenta con numerosas labores de investigación, que incluyen el cultivo de cristales en ingravidez, observaciones de los recursos biológicos de la Tierra y una serie de experimentos médicos, el más espectacular de los cuales será el intento de crear en el espacio una vacuna contra el SIDA.

Su programa de vuelo incluye, además, al menos dos caminatas espaciales, llamadas a ultimar los preparativos para el primer acoplamiento del carguero automático europeo, la nave Julio Verne de la serie ATV. Esta expedición también se encargará de preparar la reanudación de los vuelos de los transbordadores estadounidenses a la ISS y, posiblemente, de recibir al primero, el Discovery.