Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suráfrica cambia su política y anuncia que dará tratamiento gratis a los enfermos de sida

Casi cinco millones de personas están infectadas con el virus, el 11% de la población

Las protestas internas y las presiones internacionales han forzado al Gobierno surafricano a anunciar un giro radical en su política de lucha contra el sida. El Ejecutivo que preside Thabo Mbeki anunció ayer un ambicioso plan para combatir la enfermedad y que incluirá el suministro de fármacos a los enfermos a cargo del sistema público de salud. Sudáfrica es el país con mayor número de infectados con el virus de sida en el mundo, alrededor de cinco millones, el 11% de la población.

Durante años Mbeki y sus asesores se habían negado a facilitar el suministro gratuito de retrovirales, lo que les había hecho blanco de las críticas internacionales. La epidemia no amenaza sólo la vida de millones de surafricanos, sino que pone en riesgo la economía del país y ha dejado huérfanos a 600.000 niños.

El pasado martes el movimiento de lucha de los afectados por el sida en Sudáfrica (TAC, Treatment Action Camping) propuso una campaña de desobediencia para exigir al Gobierno el tratamiento gratuito. "Nuestra campaña es una campaña a favor de la vida", dijo entonces su líder, Zackie Achmat, en el transcurso de la primera conferencia nacional contra el sida que se inauguró el pasado domingo.

El Congreso de los sindicatos surafricanos, la más importante de las organizaciones de trabajadores del país, anunció la pasada semana que consideraba hacer suya también esta lucha.

Las asociaciones de enfermos han recibido con entusiasmo la noticia, aunque algunos creen que llega demasiado tarde. "Es una lástima que el Gobierno haya esperado hasta que las elecciones estuvieran a la vuelta de la esquina y con miles de personas muriéndose cada día antes de decidirse a lanzar este plan", ha criticado Mike Waters, el portavoz sobre el sida del grupo opositor Alianza Democrática.