Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallan en Etiopía los fósiles más antiguos de la especie humana

El descubrimiento de dos cráneos de homo sapiens refuerza la teoría de que África fue la cuna del ser humano

Científicos de la Universidad estadounidense de Berkeley y del Museo de Historia Natural de Londres han descubierto en Etiopía los cráneos fosilizados de varios homo sapiens, el primer ser humano moderno, con una antigüedad de 160.000 años. El estudio, en el que también han participado especialistas etíopes y de otros países, ha sido publicado en el último número de la prestigiosa Nature.

Los autores de los dos artículos que recoge la revista científica detallan el hallazgo de los cráneos de dos adultos y un niño en el poblado de Herto, en la región de Awash Medio (Etiopía), a unos 220 kilómetros al noroeste de la capital, Addis Abeba. El descubrimiento, según sus autores, llena el vacío antropológico que existía hasta hoy entre los prehomínidos y la especie humana actual. "Ahora el registro de fósiles encaja con las evidencias moleculares", han agregado.

Hasta el día de hoy, los fósiles más arcaicos del hombre moderno databan de 115.000 años atrás, de ahí que el descubrimiento de Herto haya sido calificado como "uno de los más importantes de la historia sobre los primeros homo sapiens".

Los restos de Herto pertenecieron a seres humanos primitivos que habitaron cerca de un lago con abundantes peces, cocodrilos e hipopótamos en los alrededores de ese poblado, convertido hoy en una valle seco donde vive la tribu seminómada de los Afar.

Los cráneos están fragmentados y se diferencian de los del hombre actual en que son un poco más grandes y largos y tienen los arcos de las cejas muy pronunciados. La calavera en mejor estado, pese a que le falta la mandíbula inferior, corresponde a un adulto. Junto a estos restos humanos, los expertos descubrieron algunas herramientas de piedra, así como hueso de hipopótamos y antílopes que probablemente fueron despedazados por los habitantes primigenios de la región de Herto.

África, cuna de la especie humana

Con este hallazgo, la teoría del origen africano de la Humanidad cobra mayor fuerza, en opinión del paleoantropólogo Tim White, de la Universidad de California en Berkeley y uno de los responsables de la investigación en Etiopía.

"Todas las pruebas genéticas -ha señalado White- apuntan a un origen humano en Africa y ahora tenemos esos fósiles. Estos especímenes son cruciales porque son el puente entre las formas humanas más arcaicas de Africa y los humanos modernos de hace 100.000 años".

Los cráneos de Herto también parecen poner en tela de juicio la teoría de que los humanos modernos descienden del hombre de Neandertal, bautizado así por el esqueleto descubierto en 1856 en el valle de Neander, cerca de Düsseldorf (Alemania), que es el primer fósil humano reconocido como distinto del hombre actual.

Los restos no se corresponden con neardentales y demuestran que la especie humana evolucionó en África antes de que los neardentales desapareciesen del continente europeo. "Demuestran concluyentemente que nunca hubo una 'fase neardental' en la evolución humana", ha asegurado F. Clark Howell, otro investigador de Berkeley y coautor de los artículos publicados hoy.