Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pharmacia lanza un plan para extender el acceso a varios fármacos de países subdesarrollados

La empresa farmacéutica ofrecerá licencias no exclusivas de un medicamento contra el sida a compañías especializadas en genéricos

La empresa farmacéutica Pharmacia, en proceso de adquisición por el gigante estadounidense Pfizer, ha anunciado esta mañana el lanzamiento de un programa piloto para expandir el acceso a medicinas esenciales para las poblaciones más pobres del mundo.

En el marco de ese programa, Pharmacia, en cooperación con la Asociación Internacional de Dispensación (IDA), ofrecerá licencias no exclusivas del fármaco contra el sida delavirdina a otras compañías especializadas en genéricos que acuerden fabricar y suministrar el producto a los países subdesarrollados.

La delavirdina, que se comercializa en Estados Unidos bajo el nombre de Rescriptor, es un inhibidor de transcriptasa desarrollado en Estados Unidos en 1997 y figura entre las terapias antirretrovirales recomendadas por el Departamento Norteamericano de la Salud para el tratamiento del sida.

En el marco de ese programa, Pharmacia transferirá la tecnología necesaria para la producción de delavirdine a la IDA, que se dedica al suministro de genéricos a países en desarrollo y agencias humanitarias. A su vez, la IDA se encargará de seleccionar a las compañías de genéricos que cumplan sus estándares de calidad, según explican los responsables del laboratorio estadounidense en un comunicado.

Pharmacia explica que el programa piloto sin obtención de beneficios tiene posibilidades de favorecer a los pacientes con sida en 78 países en vías de desarrollo, incluyendo a todos los estados subsaharianos. Países con un Producto Interior Bruto per capita inferior a 1.200 dólares o con una tasa de sida superior al 1% serán los que podrán disponer de delavirdina. Según Pharmacia, ese programa "tiene el potencial para beneficiar a los seropositivos en 78 países en desarrollo incluidos los del Africa subsahariana, que tienen una población de unos 3.800 millones de personas".

El programa piloto está basado en un nuevo enfoque propuesto por representantes de Pharmacia, IDA y la Kennedy School of Government de la Universidad de Harvard en el número actual de The Lancet. El artículo propone a los titulares de patentes farmacéuticas que concedan licencias voluntarias a fabricantes de genéricos que estén de acuerdo en fabricar y suministrar medicinas eficaces y de alta calidad a los países más pobres del mundo.