Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los perros entienden mejor los gestos humanos que los chimpancés, según un estudio

Todos los canes evolucionaron a partir de animales domesticados por primera vez hace 15.000 años en Lejano Oriente

Pese a que nos separan de ellos muchos más peldaños en la escala evolutiva los perros entienden mucho mejor que los chimpancés los gestos humanos. Esta es una de las principales conclusiones de una investigación dirigida por el Dr. Hare, de la Universidad de Harvard, que publica la revista Science y que deja en muy buen lugar al llamado popularmente mejor amigo del hombre.

En los experimentos se ha demostrado que muchas especies de primates siguen la dirección de la mirada de sus congéneres y de los humanos hacia objetos, una destreza que les permite detectar comida, predadores, y también es un elemento de importantes interacciones sociales entre machos y hembras.

Sin embargo los primates, incluso los chimpancés, muy próximos al hombre, fallan en experimentos en los que deben elegir una tarea a cambio de una porción de comida oculta. "En cambio, la mayoría de los perros domésticos usan muchas señales visuales que les presentan los humanos, como cuando se mira, se señala o se toca el recipiente donde está la comida", indica el estudio.

Esta habilidad pudo ser la causa de que éste fuera el primer animal domesticado o, tal vez, puede ser el fruto de una selección intencional de animales con esa capacidad. Quizá, por último, pudo ser adquirida durante el proceso de domesticación, que se inició hace 15.000 años en Lejano Oriente, según otro estudio que también publica Science y que ha sido dirigido por Peter Saivolanen, del Real Instituto de Tecnología de Estocolomo. Desde allí, acompañados por sus dueños, los perros se expandieron a todos los rincones del mundo.

Fuerte parentesco

Saivolanen y sus colegas han analizado muestras de ADN extraídas de perros de Asia, Europa, Africa, Alaska y Canadá y han detectado que todos ellos tienen un fuerte parentesco. Y como los procedentes del este asiático presentan la diversidad genética más elevada han deducido que su domesticación debió haberse producido en un principio en esta región, desde donde se expandieron por todo el mundo hace 12.000 años.

Hasta el momento, los científicos estimaban que la domesticación de los animales se había producido más bien en forma paralela al nacimiento de la agricultura en Oriente Próximo, mucho más recientemente.