Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INFORME

Los rectores advierten de la caída de la financiación en la Universidad pública

La CRUE cree que los estudios superiores están "perdiendo prioridad política"

La financiación de las 47 universidades públicas ha bajado del 0,96 al 0,84 % entre 1998 y 2000, lo que equivale a 780 millones de euros, según un informe presentado por la Conferencia de Rectores de las Universidades Públicas Españolas (CRUE). El informe destaca que este descenso se refleja en la caída en la cuantía y cantidad de becas, y que las ayudas de movilidad y de compensatoria tan sólo ha sido recibida por un 3,54% de los alumnos en el 2000.

El estudio, presentado por el presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), Saturnino de la Plaza, y por sus autores, refleja que la financiación de la universidad "está perdiendo prioridad política" y "es insuficiente".

De acuerdo a los datos de La Universidad en cifras, pese al "esfuerzo de las universidades, por cada 100 pesetas producidas se ingresaron 0,84" en el curso académico 2000/2001, mientras que en 1998 este porcentaje se situó en el 0,96, ha explicado en rueda de prensa el coordinador del informe, el profesor Juan Hernández Armenteros.

Además, Hernández Armenteros ha agregado que la aportación pública "sigue siendo mayoritaria, la privada se mantiene pero con una tendencia a la baja y la de los estudiantes (tasas) asciende a 10,5 pesetas por cada 100 pesetas, cantidad que en el curso 1998/1999 era de 12 pesetas". Además, los precios públicos "prácticamente sólo suben lo que el IPC" y los alumnos "están racionalizando sus créditos, en vez de matricularse de 65 lo hacen de 35", lo que repercute "en la caja de la Universidad".

Menos ayudas compensatorias y de movilidad

Por otro lado, María Jesús San Segundo, co-autora del informe, ha estimado "preocupante" que en el 2000 "sólo el 3,54 % de los alumnos recibiera ayudas de compensatoria y de movilidad, un dato que debería cambiar bastante en los próximos años para mejorar la igualdad de oportunidades y avanzar en la movilidad".

San Segundo, encargada de elaborar el estudio comparativo a nivel internacional, ha expresado su "temor" respecto a que esto último se deba a la actual política de becas, que "puede estar frenando que ciertas personas accedan al sistema" de enseñanza superior.

"El sistema de ayudas no incentiva la movilidad, de las que hay pocas becas -sólo un 10 % de los alumnos cambian de su comunidad autónoma de origen- y, por otro lado, hay que pensar si estamos desmotivando a las personas que terminan el bachillerato y querrían cursar estudios superiores, pero no pueden por falta" de apoyo económico, ha manifestado.

Otro déficit "importante", ha agregado San Segundo, se refiere al número de becarios, ya que entre 1998 y 2000 "se pasó de 16,8 a 15,4", unos números muy bajos con respecto a la media europea, que en 1997 se situó en un 40 %.